IMM2

La Intendencia de Maldonado aplicó a unos treinta propietarios de fincas de Punta del Este una sanción equivalente al cobro de una vigésima parte del impuesto de contribución inmobiliaria.

Los funcionarios municipales desde hace algunos años recorren las zonas residenciales de todo el departamento con el objetivo de detectar construcciones que no hayan sido declaradas en las respectivas oficinas de la Intendencia de Maldonado.

“Declárase inapropiada la construcción en el padrón a que se refieren estos obrados y aplíquese un gravamen anual y acumulativo equivalente a 1/5 sobre el monto del impuesto de contribución inmobiliaria”, sostiene una de las tantas sanciones dispuestas a los propietarios de las fincas.

En algunos casos se trata de viviendas ubicadas tanto en los barrios residenciales como en la propia península. En otros casos se trata de construcciones que tienen como uso una explotación comercial. Entre estos últimos se encuentran hoteles, restaurantes y otros locales comerciales.

La norma aplicada en todos los casos es el artículo Nº62 del decreto 3718 por el cual corresponde y faculta a los jerarcas poder declarar “inapropiadas” a las edificaciones que no se ajusten a la ordenanza.

El citado artículo sostiene lo siguiente: “Impuesto a la edificación inapropiada. El impuesto a la Edificación Inapropiada se configura cuando existen construcciones en inmuebles ubicados en las zonas urbanas y suburbanas de las ciudades, villas, pueblos y centros poblados, que se hubieren construido sin permiso municipal o, de cualquier forma, se encuentren en contravención a la Ordenanza General de Construcciones, modificativas y complementarias. La cuantía del impuesto será de un quinto anual y acumulativo del monto del impuesto de Contribución Inmobiliaria y se cobrará conjuntamente con el referido tributo. Constituyen también edificación inapropiada, aquellas obras en construcción iniciadas y posteriormente detenidas por un plazo mayor de seis meses.- Para estos casos, la cuantía del impuesto no será inferior al doble de lo que le hubiera correspondido abonar a ese padrón por concepto de impuesto al baldío. El cese del tributo se realizará de oficio, cuando se regularice la situación de la construcción.- Previo a la aplicación de este gravamen, se incorporarán las mejoras en situación irregular a los efectos de calcular el nuevo aforo”.

La aplicación corre por cuenta de la Dirección General de Urbanismo la que subdelegó en el Director de Control Edilicio las atribuciones del Intendente Departamental en materia de permiso de edificación. Como establece la ordenanza, la aplicación de este impuesto quedará sin efecto una vez los propietarios ajusten las características de sus construcciones a las normas establecidas en las ordenanzas de construcción vigentes en el departamento de Maldonado.

Contenido publicitario