jefatura

 

La Policía continúa esmerándose para aclarar los dos asesinatos que tuvieron lugar el pasado fin de semana, uno en las cercanías del helipuerto del barrio La Loma y otro en la calle Simón del Pino, en el barrio Scalone.

Para dilucidar el primero de los casos, la Policía detuvo e interrogó a ocho personas, la mayoría del entorno de la víctima. El jefe de Policía, Erode Ruiz estimó que el victimario fue “alguien fuerte” porque mató por asfixia a la joven Lucía Díaz, aunque se desconocen los móviles.

Ruiz dijo ayer a FM Gente, que en el lugar de los hechos no había indicios de que el cuerpo fuera arrastrado, por lo que se supone que el crimen tuvo lugar allí mismo. El jefe no descartó ninguna posibilidad, ni siquiera que el asesino hubiera querido robar a la víctima, aunque resulta extraño que las pertenencias de la mujer hubieran quedado en el lugar.

Conexión

L.D. solía ir con su computadora portátil a las cercanías del sanatorio SEMM Mautone en procura de acceder a la red WI FI. De todos modos, no se descarta que hubiera ido al lugar a encontrarse con alguien o lo hubiera hallado por casualidad. Ruiz señaló que ahora se trata de reconstruir los pasos de la mujer antes del episodio. Todo ocurrió en una zona oscura que se presta para encuentros.
El jefe de Policía también indicó a la ciudadanía que es posible colaborar con la investigación aportando información en forma anónima si es necesario. En lo que concierne al asesinato del barrio Scalone, Ruiz dijo que allí hubo un claro móvil de hurto. Los detenidos por este caso declararon ayer al mediodía ante la justicia.

 

Contenido publicitario