ipharraguerre1“No hay obra más auténticamente municipal que una plaza pública; ese es el lugar de la comunidad por excelencia, el lugar de diversión de los niños, de las fuentes, de las palomas, del paseo, del descanso de los ancianos, el lugar de las paradas de taxi, del tránsito de las oficinas públicas”, dijo el edil nacionalista Guillermo Ipharraguerre durante la última sesión del legislativo comunal, realizada el 2 de junio. “Allí están las flores, los jardines, las fuentes, los monumentos de los próceres, lugar de encuentro con las banderas e insignias de la Patria, de los valores e historia común”, completó”.

Sin embargo dio a conocer que tiempo atrás se propuso designar con el nombre “Brigadier General Juan Antonio Lavalleja” a un espacio público y la medida nunca se cumplió. Y eso ocurrió mientras sí se habilitó una plaza con el nombre de Líber Arce, un militante socialista abatido por la Policía en tiempos de Jorge Pacheco Areco que parte de la izquierda transformó en mártir estudiantil.

Ipharraguerre insistió en el simbolismo público de una plaza, que es “el lugar de los desfiles y de los encuentros cívicos, de los actos públicos, de la protesta, del ayuno, de los partidos y sus candidatos, del bullicio de la vida democrática en su cotidiano transcurrir. Esos lugares tienen las mismas cualidades en los barrios y avenidas de la ciudad y, cuando sus dimensiones son menores, les llamamos plazoletas, que no por más pequeñas tienen menor trascendencia o virtudes que las otras”, indicó.

Figuras

El edil señaló que “generalmente llevan los nombres de los próceres de la patria, donde se celebran los 19 de abril, los 18 de mayo, los 19 de junio, los 18 de julio, los 25 de agosto y los 12 de octubre. También acogen al trabajo los 1os. de Mayo, al carnaval en febrero, a las procesiones en diciembre y otras manifestaciones de nuestra cultura cívica y popular”.

“También llevan nombres de figuras del departamento, de exintendentes, ministros, diputados, senadores, presidentes, glorias partidarias, etc. Muchas de ellas poseen nombres puestos por las autoridades o por la costumbre vecinal, pero otras están huérfanas de denominación, a la espera de su incorporación al nomenclátor cívico o al que le ponga el ingenio popular”, explicó.

Ipharraguerre indicó que “en Maldonado, la gran plazoleta situada en Bulevar Artigas, a la altura de la estación reductora de UTE, en la salida hacia Ruta 39, que lleva a Minas y a San Carlos, carece de nombre”. Por eso, dijo, tiempo atrás había presentado la posibilidad de llamarle “Brigadier Juan Antonio Lavalleja”, dado que “ninguna plazoleta contaba con el nombre de ese prócer de la patria”.

“Así lo entendió la Junta en resolución del 9 de julio del 2013, en el Expediente Nº 345/12, siendo votado por 23 ediles en 24”, recordó. Sin embargo, ya han transcurrido “dos largos años” y nada se ha hecho, señaló.

Al mismo tiempo

Tras esta narración, el legislador hizo notar que “simultáneamente, en la misma fecha”, la Junta había aprobado, “en trámite similar, denominar con el nombre Líber Arce a la plazoleta que está en Avenida Aparicio Saravia frente al Hípico, hoy sede del CURE”. Esto fue aceptado por el intendente en agosto de 2013 y aprobado en la Junta por unanimidad (21 votos) con fecha 19 de agosto de 2014. Así las cosas, el 26 de marzo de este año, en un acto público, la plaza fue habilitada y se colocó una placa “pero se colocó también una estrella roja”.

“Simultáneamente a recibir la invitación para la inauguración de la plazoleta –que la exhibimos– el 26 de marzo de 2015, recibimos el Expediente Nº 084/15, por el que se nos decía que no había trámite alguno para ponerle Brigadier Juan Antonio Lavalleja a la plazoleta de Bulevar Artigas frente a la reductora de UTE, lo que nos causó estupor e indignación”, agregó.

Ipharraguerre aseguró que existe “un informe del 28 de enero de 2015 del Director General de Planeamiento donde dice que no tenía conocimiento de la existencia del expediente, el que fue devuelto a la Junta a este edil por resolución de la Intendenta el 13 de marzo de 2015, unos días antes de inaugurar la plazoleta Líber Arce, que había sido votada el mismo día que la plazoleta Juan Antonio Lavalleja”.

Olvido

Por ello aseguró que “la Intendencia y el gobierno del Frente Amplio lamentablemente se olvidaron de un prócer en beneficio de la memoria de Líber Arce, muerto el 14 de agosto de 1968 en Montevideo, en un enfrentamiento político callejero cuyo transcurrir vimos personalmente e, inclusive, lo hemos dicho acá, en esta Junta. Evidentemente consideraron de poca importancia homenajear a Lavalleja, prócer de la Patria, prócer de los Treinta y Tres, de la Independencia, prescindiendo de los valores universales de nuestra historia patria en beneficio de una escaramuza política propia”, indicó.

“Valoró más su reciente historia por sobre la rica y generosa Historia nacional. Valoró más los símbolos internacionales de ideologías no democráticas, a través de una estrella roja, contra las banderas de la Patria, en especial la de los Treinta y Tres, extraviada en acciones subversivas de la reciente y dolorosa Historia presente; la bandera de los Treinta y Tres Orientales fue hurtada y todavía no se sabe dónde está”; señaló. “Lo hizo resaltando fechas políticas propias, como el 26 de marzo, cuando acabábamos de pasar el 19 de abril, fecha que nos convoca a todos, y no como la primera; tampoco se hizo el 18 de mayo. Ojalá que la señora intendenta lo haga el 19 de Junio, que es la última oportunidad de hacerlo en este gobierno que fenece. Por supuesto que se despreció la posibilidad de hacerlo el 25 de agosto de 2014, así como del año actual. Se olvidaron de los símbolos patrios por los que juramos su defensa desde la escuela y prefirió los propios, reñidos, según nuestro concepto, con la democracia, signados por la división y la subversión; la división fundamentalmente de los orientales”, agregó.

Plaza virtual

A juicio del edil nacionalista “se lleva adelante una sustitución de valores democráticos que no podemos permitir, olvidando símbolos patrios en los acontecimientos como el reciente del 19 de abril, donde olvidó su Alcalde nada menos que colocar las banderas nacionales”.

“Demostró un espíritu menor, revanchista, hacia la sociedad de Maldonado y sus instituciones, en especial hacia esta Junta, a la que ignoró y despreció con episodios como los que comentamos, porque esta Junta había votado unánimemente y con la mayoría reglamentaria la existencia de las dos plazoletas. Mientras tanto, la plazoleta Brigadier Lavalleja sigue esperando, sin placa, sin busto, sin banderas patrias, sin gente, sin vida, como un testigo mudo de una injusticia a la soberanía del departamento y a la mejor historia de la República Oriental del Uruguay. Por eso lo del principio y lo del título: hoy día la plazoleta Lavalleja en Maldonado es una plaza virtual; el recuerdo de mayo es en Las Piedras y las protestas de las urnas ‒esto fue escrito antes de la elección del 10 de mayo‒ podían reparar esa afrenta. ¡Y vaya si la repararon! La verdad es que lo que pasó es vergonzoso, es lamentable y ojalá se repare el 19 de Junio, nuestra próxima fecha patria”, concluyó.

19 de los 22 ediles presentes aprobaron que las palabras de Ipharraguerre fueran enviadas a diversos destinos.

Contenido publicitario