rapetti

Este 20 de febrero se cumplen 190 años de la Batalla de Ituzaingó, la última de la liberación del territorio de la Banda Oriental. En campos de Ituzaingó, los Orientales junto al Ejército de las Provincias Unidas del Río de la Plata, entonados por la victoria en la Batalla de Sarandí con Juan Antonio Lavalleja, se lanzan para librar la gran batalla contra el ejército Imperial brasileño. Al mando del General porteño Carlos María del Alvear, nuestras fuerzas vencieron al enemigo imperial. Lamentablemente a pesar de su derrota militar, las partidas brasileñas no se retirarían de nuestro territorio en forma inmediata. Su permanencia provocaría complicaciones previas a su retiro; pero con ello favorecieron a la astuta diplomacia brasileña, digna heredera de la portuguesa. Las maquinaciones imperiales desde Río de Janeiro y la participación directa de los ingleses desembocarían en la Convención Preliminar de Paz en 1828. Pero los hábiles diplomáticos norteños no habrían accedido al reconocimiento de nuestra voluntad autonómica, si las armas de los patriotas no hubieran alcanzado victoria tras victoria desde la Cruzada Libertadora de los 33 Orientales en 1825.

Nuestros héroes de Maldonado

Nuestro Departamento de Maldonado fue uno de los más generosos en aportar servidores de la Independencia Nacional. La célebre División Maldonado y regimientos locales, que participaron junto a Artigas en la Batalla de Las Piedras, siguieron todo el periplo de las luchas independentistas hasta el final, y muchos de ellos en diversos territorios americanos como el joven de Maldonado, Ventura Alegre, y el carolino General Manuel Correa. Manuel Francisco Artigas, hermano del Prócer, pasó por Minas, San Carlos y Maldonado juntando voluntarios para la causa de la Revolución, y que serían partícipes el 18 de Mayo de 1811 del gran triunfo en Las Piedras. En la División Maldonado iban entre otros, jóvenes de San Carlos y Maldonado que serían luego destacados héroes en la lucha por la independencia. Es el caso de Leonardo Olivera con 17 años, nacido en San Carlos, y de Ventura Alegre, con sólo 15 años, de Maldonado, aunque accidentalmente dado a luz en Montevideo. La figura del Coronel Ventura Alegre es una de las más destacadas en las campañas independentistas americanas. Iniciado en el combate junto a José Artigas, estuvo en los dos Sitios a Montevideo, fue con Artigas en el Éxodo al Ayuí, siguió con Alvear a Buenos Aires y fue destinado al Ejército del Norte comandado por el General Manuel Belgrano, siguió con el General José de San Martín, y desde Mendoza participó al lado del Héroe en el famoso cruce de Los Andes en febrero de 1817, y en Chile combatiendo en Chacabuco, Cancha Rayada y en la victoria final en la memorable Batalla de Maipú. Siguió con San Martín al Perú; así fue que Ventura Alegre con el grado de Capitán del Ejército de San Martín entró victorioso en Lima el 19 de julio de 1821. Continúa sus acciones en batallas bajo órdenes del General Santa Cruz, del Mariscal Sucre y del mismo Simón Bolívar. Participa activamente en la batalla final bajo las órdenes del Mariscal Sucre siendo Ayudante General del Estado Mayor del Ejército de Perú, y así el 9 de diciembre de 1824, en la Batalla de Ayacucho se termina la dominación española en América del Sur. Obtiene el grado de Coronel otorgado nada menos que por Bolívar; y como su patria continuaba ocupada por el Imperio del Brasil, retorna al Río del Plata para junto al General Carlos María de Alvear participar en la Batalla de Ituzaingó comandando un Batallón de Cazadores, con muy destacada actuación. Con licencia regresa a Maldonado a ver a su madre y familiares tras 16 años de de guerrear por la libertad, Ventura Alegre encuentra la muerte cuando una emboscada de unos brasileños le dispara una noche que cercaron su casa; tenía sólo 31 años y un enorme bagaje de heroísmo acumulado por la Independencia. En tanto el General Leonardo Olivera participó de similares acciones guerreras en la Patria Vieja junto Artigas y Lavalleja, fue destacadísimo en la lucha contra los portugueses primero, y luego con los brasileños. Estos ya le temían tanto que su solo nombre los ponía en fuga. Tomó por asalto dos veces la Fortaleza de Santa Teresa, en acciones extremadamente riesgosas y militarmente impecables, a pesar que no tuvo formación en academias y fue en combate que aprendió las estrategias militares. Leonardo estuvo soportando junto a otros patriotas orientales la prisión brasileña en Isla das Cobras. Tuvo junto a él casi siempre a su compañero, y también carolino el Teniente Coronel Ventura González, conocido por Venturilla quien vivía a una cuadra de la casa de Leonardo, donde hoy es el Museo Regional Carolino.

En Ituzaingó

Además de Ventura Alegre, Leonardo Olivera , Ventura González y el General Manuel Correa, participaron en la Batalla de Ituzaingó, entre otros, que extraemos del libro de don Carlos Seijo: “Carolinos Ilustres, Patriotas y Beneméritos” los nacidos en San Carlos cuyos nombres son:

-Coronel Basilio Araújo, nacido el 23 de marzo de 1797, fue uno de los 33 Orientales; -Hilario Chalar, nacido el 16 de marzo de 1800; integrando la División Maldonado, cae herido en combate en campos de Ituzaingó; -Agustín Antonio Durán, nacido el 10 de mayo de 1802, fue Capitán, y cae herido en Ituzaingó luchando con el grado de Sargento; -José Elías Álvarez, nacido en 1804, Sargento, fue herido en la Batalla; -Santiago Píriz, nacido el 23 de mayo de 1772, Capitán del Cuerpo de Dragones Orientales; -Andrés Barrios, nacido en 1807, Servidor de la Independencia, peleó en Sarandí e Ituzaingó.

Seguramente muchos hombres de Maldonado estuvieron en Ituzaingó, como en otras acciones del mismo valor para la causa de la independencia, y será trabajo de los investigadores continuar las averiguaciones para honrar la memoria de cada uno de esos valientes soldados, como hicieron prestigiosos historiadores de la talla de Carlos Seijo y María Díaz de Guerra.

Estos, y otros muchos hombres de nuestro Departamento marcharon a la guerra para dejarnos una tierra libre. Este mes de febrero trae recuerdos trascendentes, porque hace 200 años del Cruce de la cordillera de los Andes por el Ejército de San Martín, con el cual fueron nuestro Ventura Alegre y también Eugenio Garzón; en la cordillera aún el 12 de febrero se enfrentan a los españoles y obtienen la victoria en la Batalla de Chacabuco.

El recuerdo para estos héroes en fechas de acontecimientos tan importantes, seguramente puede servir como punto de referencia para aquellos que por su edad o por prescindencia del estudio de la Historia, no han podido medir el valor personal, el desprendimiento de los bienes materiales en procura de conseguir sus ideales, que estos hombres tuvieron. Creo que su dignidad es un ejemplo para todos.

Contenido publicitario