martillo

 

La jueza penal Adriana Morosini advirtió a los padres de dos niños de diez y once años, denunciados por haber matado a un perro a pedradas y cuchillazos.

Morosini declinó intervenir en el caso por tratarse de menores de trece años, los cuales no pueden ser intervenidos por las normas vigentes. Por la edad de ambos, la competencia recae sobre el juzgado de familia que estaba de turno en el momento en que ocurrió el hecho.

Morosini advirtió a los padres sobre la conducta de sus hijos y luego remitió todos los antecedentes al juzgado de familia.

La magistrada intervino a partir de una denuncia tramitada en la Seccional Sexta con jurisdicción en Maldonado Nuevo.

El incidente ocurrió la pasada semana, según informó Canal 7 en su informativo central.

La información fue emitida luego de una denuncia efectuada por un vecino del lugar. A esto se sumó una organización de protección de animales. De acuerdo a la información del citado canal fernandino, una mujer encontró a un perro de reducidas dimensiones en una de las calles del barrio. Los niños le pidieron que les regalara el animal a lo que la mujer accedió. Los niños lo llevaron luego a un baldío existente en las cercanías y le asestaron varias puñaladas para matarlo luego a pedradas. El caso provocó una conmoción entre vecinos del barrio e integrantes de las entidades defensoras de los animales.

Contenido publicitario