La justicia aplicó una serie medidas alternativas a la prisión al conductor del automóvil Morris que protagonizó un incidente de tránsito en la tarde del viernes, en la rambla de circunvalación de Punta del Este. Antes del accidente de tránsito, el conductor uruguayo, acompañado de amigos, ingresó a una piscina de un edificio lindero a la casa donde se estaba quedando. Luego de bañarse, amenazar e insultar a uno de los empleados del edificio, se subió con sus amigos al Morris y arrancaron a toda velocidad por la rambla de la península, haciendo zigzags, hasta que terminaron chocando contra un muro. Una mujer que caminaba por el lugar debió lanzarse a la playa para evitar ser embestida y sufrió una fractura expuesta en una pierna.

En la sede penal, el fiscal Rodrigo Morosoli formalizó varios cargos contra dos de los cuatro participantes del insólito raid con persecución policial incluida. El fiscal le tipificó al conductor un delito de amenazas, por lo ocurrido en la piscina del edificio, con otro delito de lesiones graves culposas. Al otro sujeto, en tanto, solo se le imputó un delito de amenazas.
El fiscal Morosoli le propuso a la defensa de los acusados la suspensión del proceso a prueba, una de las herramientas que estableció el nuevo Código del Proceso Penal. Para ello, el conductor deberá cumplir obligatoriamente una serie de medidas: fijar un domicilio en el departamento mientras dure el proceso; la reparación de los gastos médicos, de estadía y de traslado a la turista brasileña herida en el accidente; prestar durante veinte días trabajos comunitarios en el hospital de Maldonado, y la prohibición de conducir vehículos por un periodo de diez meses.
A su vez, deberá someterse a un tratamiento de desintoxicación de alcohol por un plazo mínimo de tres meses y se le retiró el pasaporte hasta que el acuerdo alcanzado entre la fiscalía y la defensa sea cumplido en su totalidad. En caso de no cumplir lo pactado, el proceso seguirá su curso.
El protagonista del incidente es un empresario uruguayo residente en el estado de Florida. EE.UU., quien se encontraba en estado de ebriedad al provocar los disturbios. Fue detenido por efectivos policiales pero instantes después se dio a la fuga generándose una persecución a alta velocidad hasta que el conductor perdió el dominio del vehículo e impactó en un muro de la rambla. El sujeto se internó en las rocas y se arrojó al agua intentando escapar a nado de los policías pero fue detenido.
Una turista brasilera, pasajera de un crucero que circulaba por la rambla de circunvalación, terminó internada tras arrojarse hacia la playa para evitar ser atropellada por el auto al que la policía perseguía. El insólito hecho se registró luego el mediodía en la Rambla de Circunvalación de Punta del Este, a la altura de La Salina.
Según algunos testigos el ocupante del vehículo se tiró al mar con un “paquete blanco” que luego “se perdió”, pero no se recuperó ningún objeto del agua. También el auto fue revisado en el lugar con perros adiestrados de la Brigada de Narcóticos pero tampoco se encontró nada.

Foto: FM Gente

 

Contenido publicitario