hospital3El Tribunal de Apelaciones en lo civil de 7º turno confirmó el fallo en primera instancia que condenó a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) a pagar 90 mil dólares por la muerte de Lilián Cuadro, ocurrida en Maldonado.

La mujer había ingresado el 22 de diciembre de 2007 al hospital “Elbio Rivero” de la ciudad para dar a luz a su tercer hijo, quien nació vivo pero falleció dos horas después del parto.

Cuadro contrajo una infección que, según su pareja, sumada a la negligencia y omisión de los controles correspondientes le provocó la muerte luego de ser intervenida quirúrgicamente en dos ocasiones además de la cesárea practicada.

La mujer fue internada otra vez el 5 de enero de 2008 en el hospital por una disfunción orgánica múltiple, lo que obligó a que fuera derivada al CTI del “Elbio Rivero”.

El 6 de enero Cuadro fue otra vez intervenida quirúrgicamente para extirparle el útero, la trompa y el ovario derecho. En la noche del 8 de enero de 2008 fue operada otra vez para extirparle el ovario izquierdo y eplipón. Al día siguiente fue trasladada al CTI del Sanatorio Mautone ingresando con diagnóstico de sepsis gineco-obstétrica en coma farmacológico con asistencia ventilatoria mecánica y apoyo con inotrópicos.

Permaneció en grave estado hasta que falleció el 10 de febrero de 2008, tras 32 días en el CTI por fallo multiorgánico persistente de causa séptica.

Sentencia

La sentencia del 30 de junio pasado dejó firme el fallo del juez en lo contencioso administrativo de tercer turno, Pablo Eguren, en el juicio mediante el mecanismo de auxiliatoria de pobreza iniciado por la pareja de la fallecida, Rogelio Franco, por sí y en representación de sus hijos Dilan y Erik Franco.

La abogada de ASSE recurrió el fallo de Eguren asegurando que la justicia no consideró que la víctima nunca controló su embarazo, además de ser “una gran fumadora” y tener antecedentes de lo que calificó como “fugas hospitalarias”.

La apelación de ASSE fijó su estrategia en denunciar que la mujer se “fugó” del hospital de Maldonado, donde había sido internada para dar a luz a su tercer hijo.

La abogada sostuvo que Cuadro era una paciente “bicesareada cursando un embarazo pre-término en trabajo de parto”. En el primer día luego del parto, aseguró la asesora de ASSE, Cuadro evolucionó de forma favorable, “sin fiebre, curación seca y herida normal”.

Empero, poco después la paciente presentó convulsiones, el 24 de diciembre de 2007 por lo que fue atendida de inmediato por los ginecólogos de forma “correcta y esperada”.

El mismo día, aseveró la abogada, la paciente solicitó retirarse del hospital “Elbio Rivero” lo que ocurrió a la 01:25 del día siguiente asegurando que “tenía que cuidar a los niños”. El hecho llamó la atención porque ningún alta se da a esa hora de la madrugada.

“Muchas veces los médicos flexibilizan el alta a solicitud de los pacientes cuando en fechas importantes manifiestan necesidad de estar con sus familias. En definitiva, el alta estaba condicionada a que la paciente estuviera bien y no surge que se haya cumplido tal condición. Todo esto y sus antecedentes dan indicios de que se fue del Hospital sin el visto bueno del médico”, sostiene la sentencia en segunda instancia.

Cesárea

Cuadro presentaba una “pésima” historia obstétrica que incluía un aborto, dos hijos prematuros y dos muertes neonatales – infantiles, bicesareada y que tomó contacto por primera vez con el sistema sanitario cuando ingresó al hospital cursando un embarazo de pre-término, en trabajo de parto espontáneo con una rotura espontánea de membranas ovulares y con seis centímetros de dilatación. Los médicos resolvieron practicarle una cesárea la que fue llevada adelante sin complicaciones.

Uno de los peritos que actuó en el caso sostuvo que los médicos actuantes en la emergencia se apartaron de las normas al permitir el alta de la paciente luego del complicado parto que había experimentado. Las normas estipulan que en un parto de estas características el alta de la paciente debe registrase por lo menos tres días después de producido el mismo.
Esta situación fue manejada por la abogada de ASSE a partir de lo que se consideró como una “fuga del hospital” realizada por la fallecida dos días después de ocurrido el parto. Sin embargo, el tribunal se pronunció a favor del demandante.

”De modo alguno surge de la HC que la Sra. se hubiera retirado por su exclusiva voluntad. Aún cuando el alta tiene una hora inapropiada es notorio que, cuando un paciente asume una actitud como la aquí enunciada, ello queda claramente estipulado en la Historia. En todo caso, si ello fuera así la omisión de la anotación opera en contra de la institución”, afirmó el fallo.

 

Fechas

22/12/2007 Cuadro ingresa al hospital

Nace su hijo que muere dos horas después.

24/12/2007 Cuadro “se fuga del hospital”

5/01/2008 Cuadro otra vez internada en el Hospital “Elbio Rivero”.

6/1/2008 Es operada

8/1/2008 Otra vez intervenida

9/1/2008 Es derivada al CTI del Mautone

10/2/2008 Muere en el CTI del Mautone

Contenido publicitario