20150801_134211

Después del aparente fracaso del año pasado, cuando la administración comunal ofició de intermediadora entre el dueño de La Capuera y los ocupantes ilegales, que se negaron a pagar los predios que usufructuaban, Chia SA decidió comenzar a desalojar a los intrusos y éstos se avinieron finalmente a adquirir los lotes que ocupaban.

Así las cosas, actualmente hay 600 familias que están pagando mensualmente y en cuotas accesibles los terrenos de la zona, refirió a Coreo de Punta del Este el apoderado de la empresa, Luis Benenati.

La cuota mensual es bastante más baja que “un alquiler en Maldonado”, de entre U$S 50 a U$S 150, y el valor de un terreno de mil metros cuadrados es de aproximadamente U$S 20 mil, dijo Benenati. Por eso estimó que solo quienes “tienen el hábito del no pago” han pretendido quedarse usurpando terrenos.

Del otro lado de la ruta, sobre el mar, hay terrenos de mil metros cuadrados a U$S 25 mil, por lo que en toda esa zona se ha hecho costumbre adquirir lotes entre dos o tres familias. Tal como había adelantado un vecino del lugar hace unos años, La Capuera y Ocean Park están conformando una localidad independiente.

EN AUMENTO

En efecto, Benenati aseguró que el último censo realizado en el barrio detectó que había “casi unas ocho mil personas” radicadas, solo en el fraccionamiento. Así las cosas, La Capuera “tiene más gente que Aiguá y más gente que Piriápolis en invierno”, indicó el empresario.

El fraccionamiento tiene una plaza y no sería raro que ahí se instalara la comisaría, que actualmente está frente a la carretera. “Han hecho una escuela muy importante, un centro comunal, un gimnasio techado y ahora aparentemente van a poner un liceo y ya va el saneamiento que está aprobado”, dijo Benenati.

En cuanto al presunto “asentamiento” que habría en el lugar, Benenati aseguró que el lugar “se está limpiando bastante y prácticamente no queda asentamiento ninguno”, por lo que no hay más inseguridad que en el resto del departamento.

 

Contenido publicitario