terminalmaldo

 

Tras haberse hecho cargo de las terminales omnibuseras de la zona, la Intendencia de Maldonado estudia la situación económica y legal de cada una. En tanto, en materia de obras, se dedicará principalmente a mejorar las de Punta del Este y Maldonado que eran las que se hallaban en peor estado.

El director de Tránsito de la comuna, Juan Pígola, explicó ayer a Correo de Punta del Este que la IDM acaba de tomar posesión de las terminales y que hay trabajo por delante. Entre otras cosas deberá estudiarse la situación financiera de cada una. Hasta ahora las terminales eran administradas por sendas comisiones integradas por representantes de las empresas de transporte y los comerciantes con locales abiertos en la edificación. Estas comisiones debían financiar la limpieza y el mantenimiento que este tipo de edificio público requiere. Ahora la comuna realizará algunos cambios y mejorará las infraestructuras sin dejar cesante al personal que ha trabajado hasta ahora, dijo Pígola.

En camino

Consultado sobre la financiación del mantenimiento de cada terminal, Pígola refirió que “el ‘toque de andén’ (de cada ómnibus) entre Maldonado y Punta del Este es el 50% de un boleto a Montevideo, aproximadamente. Eso es lo que paga cada ómnibus por tocar en la salida y en la llegada a la terminal. Para las empresas se subvenciona con el cobro de la tasa de embarque, esos 10 pesos que se cobran al dar un boleto. O sea que las empresas no pierden supuestamente”, explicó. “Aparte administraban también la cobranza del toque de andén que ellos mismos tenían que pagar”, indicó.

Pígola dijo que en estos días comenzarán a arreglarse los baños de la terminal fernandina, que fueron destrozados, se robaron puertas, se cubrieron azulejos y paredes con graffitis, se robaron un secador de manos y rompieron los inodoros. Mientras tanto, la IDM colocó una batería de baños químicos y planea mejorar la seguridad para evitar nuevas roturas. “Le pedimos a la Jefatura que colaboraran con la vigilancia y también han colaborado”, señaló.

Pígola dijo que en la mayoría de las terminales hay vigilancia para contener el vandalismo y aseveró que se espera que las cosas mejoren en Maldonado con el incremento de la vigilancia. “Todavía estamos encaminándonos, recién ayer (miércoles) se tomaron las terminales.

Más cuidado

Asimismo, el jerarca estimó que podría establecerse un sistema de mantenimiento, limpieza y seguridad como el que existe en la terminal capitalina de Tres Cruces, donde un funcionario trabaja continuamente limpiando y cuidando a cambio de “un pequeño sueldo y las propinas de los usuarios”. También se piensa en modificar los baños, que ahora tienen “las puertas que se abren para el lado de afuera” e incorporar un baño para personas discapacitadas.

Pígola añadió que no es de descartar que se retome un viejo proyecto que pretendía ubicar la puerta principal de la terminal mirando hacia el norte, con lo que el edificio dejaría de estar “de espaldas a la ciudad”, como se dijo en su momento.

 

 

Contenido publicitario