La Intendencia de Maldonado solicitó a la Dirección Nacional de Medio Ambiente apoyo para asegurar el “carácter no edificable” de los terrenos amojonados entre la Barra de la Laguna de Garzón y el mar, “para mantener la dinámica natural de agua y sedimentos, que permita la conservación de la integridad ecosistémica”, según informó.
“Se ha constatado que se están realizando amojonamientos en la barra de la Laguna de Garzón, esta área conforma un espacio dinámico de relevancia para las funciones ecosistémicas que se cumplen en el cuerpo de agua. La conexión periódica con el océano es uno de sus rasgos más exclusivos y conlleva importantes cambios en su dinámica física, química y biológica”, dijo un parte comunal.
Cabe recordar que la Laguna Garzón junto a las lagunas de José Ignacio y Rocha, integran el “Parque Nacional Lacustre y Área de Uso Múltiple”. Asimismo, forma parte de la reserva de Biosfera Bañados del Este y es considerada sitio Ramsar desde 1992.
El petitorio a la Dinama fue elevado “considerando que en 2014 por Decreto Nº 341 se aprueba el ingreso y delimitación del área natural protegida, con la categoría Área de Manejo de Hábitats y/o Especies Laguna Garzón (Maldonado – Rocha), en cuya delimitación se incluye el espacio que hoy se amojona y que está totalmente comprendido dentro de la faja de defensa de ribera de 150 metros, se indicó”.