LOBOS5

El intendente también quiere impulsar la recuperación de las construcciones levantadas durante la colonia en la isla Gorriti

¿Qué es lo que más le ha impresionado en su viaje por aguas sudamericanas?”, le preguntó en 1962 un periodista de la revista argentina Vea y Lea a Jacques Cousteau. “La inmensa reunión de lobos marinos en la isla de Lobos en Uruguay”, fue la respuesta del famoso explorador.

Por esta razón y con el objetivo de “ganar un día de turismo más al país”, el intendente Enrique Antía impulsa la reconstrucción del patrimonio cultural e histórico de la Isla Gorriti y la habilitación de un paseo turístico en Isla de Lobos.

En el caso de Gorriti, sus históricos visitantes no le van en zaga a la isla que se encuentra al otro lado de la península: Acuña de Figueroa y el pirata Francis Drake son solo dos de ellos. También hay mitos que la alimentan, como el de que Frank Sinatra pretendió construir en ella un hotel de lujo con casino, con el apoyo de sus amigos mafiosos. Claro está, Sinatra en su vida se enteró de la existencia de esta isla. Lo que sí es cierto, es que se generó una fuerte disputa entre reparticiones públicas uruguayas que en los sesenta y setenta reclamaron su jurisdicción.

Controlado por Dinama

Antía calificó de “maravilla” al paisaje de la isla al recordar que en otros países “la gente paga para ver” este tipo de reservas. El intendente de Maldonado mostró una imagen de la estructura que pretende instalar allí para permitir el acceso de los turistas. “El lugar es una maravilla. Quien lo visite no lo olvida nunca más. En otras partes del mundo pagan fortunas para ver este tipo de paisajes. Si usamos la cabeza entre todos, podemos armar un lindo proyecto para el país. No hay nada armado. Está todo por hacer”, dijo.

Antía recordó que para que el proyecto salga adelante primero el gobierno nacional deberá reparar el puerto de atraque. “La Intendencia está dispuesta a invertir en la propuesta, pero antes hay que reparar al muelle”, advirtió.

El jefe comunal sostuvo que el proyecto que lleva adelante, una vez en ejecución, deberá ser controlado por técnicos de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara).

La propuesta de la Intendencia apunta a la creación de una pasarela con y sin barandas, que desde la altura permita a los visitantes conocer no solo la realidad actual sino también los restos que quedan de la lobería que funcionó allí hasta los noventas. La pasarela en altura se internará hasta casi la mitad de la isla, atravesando bosques de calagualas y cactus.

“No solo se trata de conocer cómo funciona una comunidad de lobos, sino también la historia de los naufragios ocurridos en los alrededores. Esto tiene un potencial enorme. Si trabajamos entre todos podemos lograr algo muy bueno para el país”, señaló el jefe comunal

La isla

La Isla de Lobos se encuentra a unos 8 kilómetros al sudeste de Punta del Este. Es el punto más austral del territorio nacional sin contar las bases antárticas. La isla depende de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara), del MGAP. Esta repartición administra los locales más espaciosos, frecuentados por científicos nacionales y extranjeros. Marinos de la Armada manejan el faro de 59 metros de altura, ahora automatizado. Es el más alto de América del Sur y el tercero del mundo.

Tiene una superficie de 42 kilómetros cuadrados. Mide 1,2 kilómetros de largo y 0,81 de ancho. Fue descubierta en febrero de 1516 por Juan Díaz de Solís. Su primer nombre fue “Isla de los pargos”. Comparten su superficie alrededor de 250.000  lobos marinos de varias especies. También elefantes marinos. En sus alrededores se observaron orcas.

A comienzos de la primera década del año 2000, el gobierno nacional de la época impulsó un llamado a licitación para la construcción de una propuesta de explotación turística de la isla. El llamado internacional fue desestimado ante la oleada de críticas lanzadas desde ONGs y científicos.

Célebres naufragios

Antía quiere impulsar además la recuperación de las construcciones levantadas durante la colonia en la isla Gorriti. El lugar es un sitio ideal para instalar un museo de sitio, tomando en cuenta los célebres naufragios registrados en la bahía de Maldonado. Uno es el encallamiento del “Agamemnon”, el buque inglés que fue el primer comando de Lord Nelson. Otro el del Salvador, cuyo hundimiento costó más de medio millar de vidas.

La isla se encuentra a un kilómetro al sudeste de Punta del Este y su superficie es la mitad de Lobos: apenas poco más de veinte hectáreas. Fue descubierta por Juan Díaz de Solís. Y en su lugar fue montado un dispositivo militar para defender de incursiones a la bahía de Maldonado. En un principio poblada de palmas, luego dio paso a un bosque de pinos marítimos y eucaliptus.

Contenido publicitario