CASINO

La jueza subrogante de paz de Tercer Turno de Maldonado, Ximena Menchaca, dispuso el pasado 23 de setiembre un embargo genérico sobre los activos de la firma Vidaplan, arrendataria de la sala de juego del casino Nogaró de Punta del Este y propietaria del hotel Mantra de La Barra.

El embargo genérico será seguido en los próximos días por el específico sobre los bienes propiedad de la firma, entre ellas unas 300 máquinas tragamonedas.

Una vez notificado el embargo, los responsables del complejo resolvieron adoptar algunas medidas como apagar las dos enormes pantallas LED existentes en el frente del local y suspender todas las actividades en las salas del complejo.

La medida judicial, que  impacta en el balneario a días del tradicional feriado del 12 de octubre y a dos meses del inicio de una nueva temporada de verano, causó preocupación en los trabajadores de la sala, tanto en aquellos que dependen de la firma como en los funcionarios de la Dirección General de Casinos que trabajan en las salas. El casino cuenta con unas 300 tragamonedas y con salas destinadas a la puesta en escena de obras teatrales, así como también servicios gastronómicos. Tiene 45 funcionarios trabajando en la sala de juego y 12 en los otros servicios. A esto se suman los funcionarios profesionales y administrativos de Casinos del Este y de los servicios de seguridad.

Juicio

La decisión de la jueza fernandina fue dispuesta el pasado 23 de setiembre y notificada cuatro días más tarde al Registro Nacional de Actos Personales.

El pedido de embargo se tramita en el expediente caratulado “Sagasti Armando y otros c/Vidaplan SA Juicio Ejecutivo” promovido por la firma propietaria del emblemático local de la esquina de avenida Gorlero y la calle 31 de Punta del Este.

El embargo cubre hasta poco más de US$ 900.000, monto del alquiler que Vidaplan S.A. debe pagar a la propietaria del local del edificio Nogaró.

Contenido publicitario