La organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos organiza cada año una multitudinaria marcha para pedir por la búsqueda de los detenidos en la dictadura uruguaya que aún no han aparecido. Son miles las personas que cada 20 de mayo llenan las calles de la capital y otras ciudades del interior del país para decir “presente” en la Marcha del Silencio.
Este año, por la pandemia que llegó a Uruguay en marzo, la organización de la marcha cambió, aunque el mensaje sigue siendo el mismo. Por la recomendación sanitaria de evitar la aglomeración de personas, este año la 25º marcha del Silencio se hará de forma virtual. El 20 de mayo, a las 19 horas se transmitirá en vivo por la página marchadelsilencio.uy.
Aunque la multitudinaria marcha no se realice en Montevideo como cada año, en varias ciudades del interior del país se realizarán diversas movilizaciones y actos. En Maldonado se realizará la plantación de dos ceibos frente al Batallón de Ingenieros de Combate Nº4, ubicado en el KM 114 de la Ruta Interbalnearia. La plantación, que comenzará a las 11 horas, se hará en homenaje al detenido desaparecido Horacio Gelos Bonilla y al asesinado Eduardo Mondello.
Además, en el marco de la fecha se llevarán a cabo diferentes movilizaciones en varios puntos del departamento. En la ciudad de San Carlos la convocatoria es a las 15 horas en el Paseo de la Memoria Amalia Lavagna de Tizze, en calle Rodó frente al Liceo Nº2. A la misma hora comenzará una caravana en Piriápolis, convocada por Vecinos por la Memoria, que irá desde Rambla y Plaza Armenia hasta Plaza Artigas. En Pan de Azúcar se marchará desde Féliz de Lizarza y Ruta 9 a las 17 horas y en la Plaza San Fernando, en la ciudad de Maldonado se realizará una concentración convocada por CRYSOL Maldonado, que comenzará a las 18 horas. A esa misma hora, en Aiguá comenzará la marcha con vehículos en las 5 esquinas, actividad organizada por Grupo de Vecinos.
En la web marchadelsilencio.uy, en la que ya se cuentan los días para la marcha, se compartió como consigna colocar en cada casa: margaritas, fotos de las personas detenidas desaparecidas o las palabras “memoria, verdad y justicia”. Desde la organización se impulsaron los hashtags #MarchadelSilencio2020 y #MarchadelSilencioPresente, además de un sticker para acompañar las fotos de perfil de las redes, con la margarita sin un pétalo, logo de la organización de Madres y Familiares.

Imágenes del silencio
Diferentes figuras públicas como artistas, comunicadores y referentes sociales se unieron al proyecto fotográfico “Imágenes del silencio”, abrazando los retratos de los 196 desaparecidos que cada 20 de mayo protagonizan la Marcha del Silencio, en la cuenta regresiva a la fecha. “La fotografía es memoria. Es un vínculo con el pasado, pero sobre todo un posicionamiento ante el futuro. Hace parte de la memoria colectiva que refiere a los recuerdos de una sociedad guardada, comparte y transmite a las nuevas generaciones, como clave para comprender el rumbo de todo grupo humano” expresaron desde la organización en la cuenta de Instagram del proyecto: @imagenes.del.silencio.

 

Proyecto Luisa

En 2017, en el marco del llamado a Proyectos de Extensión de la Universidad de la República (Udelar) comenzó a funcionar un proyecto de sistematización, tratamiento y difusión de la información que se encontró en tres millones de imágenes del llamado “Archivo Berruti”, documentos militares del Cuerpo de Fusileros Navales y el Archivo Histórico de la ex Dirección Nacional de Información e Inteligencia.
Docentes, investigadores y estudiantes que participaron voluntariamente del proyecto, así como integrantes del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia e integrantes de Madres y Familiares, se dedicaron a analizar estos documentos para divulgar su información y contribuir con la búsqueda de los desaparecidos.
En un trabajo conjunto entre estudiantes de la Facultad de Información y Comunicación y de la Facultad de Ingeniería, así como el resto de los integrantes del proyecto, nació Luisa: Leyendo Unidos para Interpretar loS Archivos, una aplicación informática que tiene como objetivo recuperar información de los archivos militares que no tienen fácil visibilidad por el deterioro de los documentos. Luisa permite restaurar el texto, de forma rápida y con mayor participación, esto hace que el análisis de los archivos sea un trabajo en equipo que sale de las paredes de la universidad, y se comparte en la sociedad para quienes quieren apoyar la causa.
La aplicación lleva su nombre en honor a Luisa Cuesta, militante por los derechos humanos que falleció en 2018, y madre de un detenido desaparecido en dictadura. Luisa trabaja con una foto del documento, de la cual se recorta una parte que contenga texto, número o símbolos, que quien entra en la aplicación debe transcribir. Una vez que se reconoce la transcripción solo se debe apretar el botón “enviar” y automáticamente la información se almacenará. Para unir todos los fragmentos transcriptos y así recrear la imagen completa del documento se utiliza tecnología de cruzamiento de datos, que permiten reconstruir la imagen.
Utilizar Luisa es gratis y voluntario, y no hay límite de texto para transcribir.

Contenido publicitario