La mayoría de los ciudadanos que se jubilan en el Uruguay ya tienen 36 años de aportes al Banco de Previsión Social y 64 años de edad, aseguró el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro. También estimó que una sociedad con mayor esperanza de vida demuestra que mejoró sus condiciones sociales y destacó la instalación de políticas públicas como el Sistema de Cuidados, porque “no es lo mismo la jubilación con o sin este sistema”. Últimamente ha estado en debate la posibilidad de aumentar la edad de retiro a 65 años. El avance de la medicina ha estirado en varios años la expectativa de vida y los sistemas previsionales se han estado desfinanciando en el mundo entero.

El ministro señaló que la posibilidad de solicitar el retiro con márgenes mayores a los requisitos mínimos que pide la ley es una fortaleza del sistema jubilatorio, para que cada trabajador decida si acumula mayor cantidad de años de aportes, lo cual permite un mayor porcentaje de retiro.

El sistema de jubilación uruguayo exige 30 años de trabajo, pero los datos oficiales indican que, en promedio, se solicita la jubilación con 36 años de aportes al Banco de Previsión Social. Lo mismo sucede con la edad: a pesar de ser 60 la edad determinada por ley, los datos señalan que la real se ubica en los 64 años.

Por otra parte, también destacó el aumento progresivo en las pasividades mínimas que, por primera vez en la historia, fueron otorgadas durante 14 años consecutivos. Esto implica una inversión anual de 150 millones de dólares. Mencionó asimismo la ley de jubilación parcial y la de compatibilidad de trabajo y jubilación.

 Gastos y subsidios

Murro habló durante la conferencia titulada “Envejecimiento y futuro. Proyecciones de la longevidad en un mundo en evolución”, realizada hoy en Montevideo. En la rueda de prensa posterior, el secretario de Estado indicó que “dirigentes empresariales rurales hablan mucho del gasto social”, pero no explicitan que dicho sector es altamente subsidiado, y explicó que, por cada un peso que ingresa al BPS, del sector rural salen cuatro y que esa diferencia de tres pesos los paga el conjunto de la sociedad. “Esto también hay que tenerlo en cuenta cuando se habla de déficit fiscal”, subrayó.