ancap

 

La Policía busca a los cuatro autores de la rapiña sufrida en el mediodía de la víspera por el remesero de una casa financiera de Punta del Este.

El asalto ocurrió poco después de que el funcionario saliera de la estación ANCAP de La Barra con la recaudación del fin de semana de la casa de pagos que funciona en esa estación de nafta que está a menos de una cuadra de la Seccional Duodécima de La Barra.

El empleado de la casa cambiaria fue reducido por los asaltantes armados con fusiles y pistolas. Uno de los delincuentes lo amenazó con una pistola 9 milímetros. El otro con un fusil semiautomático, asimismo tenían colocados chalecos antibalas aunque la información policial no precisa si actuaron a cara descubierta.

En su poder el empleado tenía alrededor de dos millones de pesos y cheques que momentos antes había retirado de la estación. Los valores se encontraban en una bolsa de nailon que fue sacada por uno de los asaltantes.

El robo ocurrió en medio del intenso movimiento que se registra en la mencionada estación de servicio que se encuentra en plena zafra turística.

Sigilo

Fue tal la rapidez con que actuaron los cuatro sujetos que los clientes apenas se percataron del golpe. Luego de hacerse de la bolsa con el dinero y los cheques, los delincuentes abordaron un VW Gol color gris con los vidrios polarizados y pusieron rumbo norte por el camino Eguzquiza.

La Policía fue advertida de inmediato por el teléfono de emergencias 42911 lo que permitió armar el operativo de cierre de las rutas nacionales existentes en el departamento.

La Policía analiza el contenido de las cintas de las cámaras de seguridad existentes tanto en la estación de servicio como en otros puntos de La Barra.

La Policía entiende que se trata de un golpe planeado y con información recolectada de tiempo atrás ya que no creen en las coincidencias. Al caer la tarde de la víspera no se registraron avances en la investigación ni tampoco apareció el auto empleado por los asaltantes. Como en este tipo de casos, el automóvil seguramente fue robado días antes para efectuar el golpe y abandonado en alguna en la zona rural aledaña a La Barra. Para luego huir en otro automóvil. Tampoco se descarta que la banda tenga un aguantadero para evitar salir del departamento.

Es la tercera vez en pocos años que un remesero de esa casa de cambios sufre un asalto.

De cualquier forma, los investigadores del caso analizan las cintas de los videos existentes en los puestos de peaje de las rutas de acceso al departamento.

Contenido publicitario