El juez titular de la Sede Penal de 2º Turno dispuso el procesamiento con prisión de C.R.P.F. de 30 años de edad, por la presunta comisión de un delito de receptación agravado, un delito de porte de arma de fuego en lugares públicos y un delito de facilitación del consumo de sustancia estupefaciente, todos en reiteración real.

Todo comenzó este sábado hacia la hora 13, cuando el Centro de Comando Unificado fue alertado mediante un llamado al Servicio de Emergencias 911 sobre un problema familiar que se desarrollaba en el cruce de Camino de los Gauchos y Uruguay.

Se trataba de un incidente entre dos hermanos, uno de ellos era C.R.P.F. y el otro un mayor de 39 años de edad, quienes comparten el domicilio y tenían una diferencia sobre los gastos a pagar.

El ciudadano de 39 años manifestó que en momentos en que se encontraban discutiendo su hermano lo amenazó con un arma de fuego, por lo que dio aviso de inmediato a las autoridades.

Ante lo expuesto se hicieron presentes en el lugar efectivos del Área de Investigadores del Distrito II, quienes, con autorización de la pareja del ahora procesado, realizaron una inspección en el interior de la finca. Grande fue la sorpresa cuando como resultado de la inspección los efectivos se incautó de efectos, por lo menos, sospechosos. En la casa había un chaleco antibalas marca Onix, un chaleco antibalas color negro, un pasa montañas color negro, un revólver marca Smith & Wesson calibre 38, 3 municiones vivas calibre 38, un morral color negro marca Reebok, un envoltorio de nylon con una sustancia vegetal, un envoltorio con sustancia blanca (posiblemente bicarbonato de sodio), un hierro con mango de tela y una balanza electrónica de color gris.

En ese momento el ahora procesado fue detenido y conducido a las instalaciones policiales conjuntamente con su pareja, quién se domicilia también en el lugar. La mujer fue liberada más tarde.

Contenido publicitario