La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) manifestó este sábado su preocupación por el “hostigamiento judicial” de que es objeto el periodista uruguayo Javier Bonilla y el diario digital Enfoques por opiniones vertidas sobre la eventual creación de una nueva aerolínea de bandera nacional, hasta ahora financiada por el Estado.

Según un despacho dado a conocer este fin de semana, Bonilla y Enfoques recibieron el anuncio de los directivos de la empresa en formación “Alas U” —exsindicalistas de la clausurada Pluna— de que serían demandados por una cifra mayor a 100.000 dólares, al sentirse “agraviados” por los artículos del periodista.

La SIP afirmó que Pluna cerró en junio de 2012, pero el estado uruguayo ha pagado a sus exfuncionarios un seguro de desempleo durante tres años, un privilegio que pocos trabajadores han conseguido en el país. Además, los exempleados formaron “Alas U”, una “cooperativa de aviación” que carece aún de autorización para volar y que, sin embargo, ya recibió 15 millones de dólares del Estado para ponerse en marcha.

“La jurisprudencia interamericana y la Declaración de Chapultepec son muy claras en estos casos: toda persona tiene el derecho a buscar y recibir información, expresar opiniones y divulgarlas libremente, y las presiones directas e indirectas para impedirlo son contrarias a la libertad de prensa”, dijo el presidente de la SIP, Gustavo Mohme, director del diario La República de Perú.

Por su parte, Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director del semanario Búsqueda de Uruguay, agregó que, además, en este caso concreto “se trata de un asunto de interés público, que involucra dineros públicos, lo que hace pertinente la existencia de un debate vigoroso y totalmente impertinente una amenaza de juicio que llevaría a la ruina a un medio de comunicación por el simple hecho de exponer sus opiniones críticas sobre el negocio”.

Defendido

A todo esto, en su última edición digital, Enfoques defendió la actuación de su colaborador. “El Sr. Javier Bonilla, periodista combativo, irónico, humorista y mordaz, sin duda el mejor ilustrado en lo que atañe a la aviación en sus más diversas manifestaciones, ha venido alertando desde tiempo atrás, sobre esta arriesgada y temeraria aventura que un grupo de sindicalistas de la defenestrada Pluna, hoy Alas U, montaron con dineros públicos sin horizonte promisorio a la vista”, indicó. “Incisivo y punzante, y en ocasiones virulento, -siempre de frente y temido en el debate-, ha seguido paso a paso el proceso de certificación del par de aviones que adolecen de documentación habilitante para volar en ninguna parte del mundo. Ha quedado en evidencia el desconocimiento del directorio de sindicalistas, inexpertos en el negocio aeronáutico, y muy específicamente en la gestión y dirección de una empresa aérea que no ha podido volar, y que desconoce qué países le otorgarán permisos operativos. A tal punto, que el primero de los aviones que supuestamente estaría operando a principios de 2015 en los cielos regionales, fue precintado en este mes de junio, porque con muy buen criterio la Dirección Nacional de Aviación Civil no está dispuesta a cargar sobre sus hombros la responsabilidad de autorizar la operatividad de una aeronave que no está en condiciones de volar y que carece abiertamente de una documentación en regla”, indicó. Asimismo, precisó que “la sostenida crítica del periodista especializado en el asunto de referencia”,motivó que les llegara “un cedulón” que intima al portal “a proporcionar domicilio y número de su cédula de identidad y domicilio, extensiva la exigencia a la Dra. María Garzón, directora de Enfoques”. “Este órgano de prensa digital estará en todas y cada una de las instancias con la sentencia de la Suprema Corte de Justicia bajo el brazo, aquella que privilegia la libertad de expresión por encima de los demás derechos individuales”, añadió.

Habrase visto

A todo esto, el propio periodista Javier Bonilla habló de la citación judicial que le enviaron a instancias de los directivos de Alas- Uruguay. SE quejan, según dijo, de “un proceso de certificación de su aerolínea virtual por (DINACIA), por ‘harto dificultoso’- como si yo tuviera algo que ver- dicen que me van a demandar por más de 100.000 dólares porque mis notas les aparejan daños morales y patrimoniales!!!!!Si, “PATRIMONIALES”!!!!!!!! Habrase visto insolencia y delirio!!!”, refirió. “Inmediatamente, YA MISMO!, los conmino a que digan, luego de haber recibido un préstamo de 15 millones de dólares y otras cifras más, y después de casi TRES AÑOS DE SEGURO DE PARO a que digan y prueben -sin mentiras!!!- qué daño le hicimos a un patrimonio que, hasta ahora y mientras no devuelvan lo facilitado, es del Estado Uruguayo, o sea de los tres millones y medio de víctimas del desgobierno mujiquista que fuimos obligados, sin aprobarlo, a financiar esta renovada aventura aerocomercial”, señaló. “Los conmino, AHORA!, a que me digan qué proveedor se negó a venderles una tuerca porque leyó un artículo de enfoques, o qué agente mayorista se negará a vender un supuesto pasaje de Alas- U porque, como yo lo digo, no cree en vuestro proyecto. Los conmino, EN EL ACTO! a que me digan sin mariconadas, qué Autoridad Aeronáutica sudamericana les niega permisos de vuelo porque un periodista desconfíe de ustedes. Los conmino, SIN DILACIÓN!! a que expresen qué grado de influencia creen (y no tras los efectos de una noche de juerga o un ataque de conspiranoia) que acaso podamos tener en la DINACIA, en el MTOP en el Parlamento o en la Santa Inquisición para que todo se les haga, según uds. taaaann difícil (y no es que no reconozca que la Dinacia se ha puesto más severa, simplemente que pensar 1% que yo pueda influir a esos niveles es, sencillamente, patológico o mal inspirado)”, agregó. “Los conmino a explicar -SIN AMBIGÜEDADES!!!- por qué no han informado a vuestro gerente general (la única cara creíble de Alas-U), el Brigadier (Gral.) Daniel Olmedo –cuya gentileza al deslindar responsabilidades de estos disparates, agradezco- que pensaban jugar al abogadito feroz? Y principalmente, los conmino a CONFESAR…. SINCERAMENTE !!! que esta suerte de intimidación casi extorsiva no es un mensaje por elevación al gobierno y a la oposición para obtener nuevas dádivas estatales a cambio de vuestra discreción”, añadió.

Realidades

Bonilla dijo a los directivos de Alas Uruguay que “si pueden dar respuestas REALES (NO IDIOTECES) a estas preguntas, y aún insisten en hacer el papel del aspirante a vivillo, más que del bobo, adelante!” “Eso sí; les aclaro a vuestros letrados (“desilusão/ desilusão”, canta Marisa Montes na Dança da solidão….) que hace 9 años no tengo más mi casa de Carrasco que tanto les interesa, porque la vida en esos años fue muy complicada para mis finanzas, así que no sé por qué harían gastar al pueblo uruguayo, algo del generoso préstamo que fue forzado a dar, con un juicio tonto y petulante… Yo, a su vez, voy a evaluar y muy, muy, muy  bien, el daño moral que han hecho en estas 120 horas a mí y a los míos, especialmente a los que menos entienden de argucias jurídicas y no viven de préstamos ni seguros de paro… Si quieren venir, que vengan! …Les presentaremos batalla…..! Y traigan al principito (o a tres libidinosas princesas africanas….!)”, concluyó Javier Bonilla.

Contenido publicitario