El presidente Luis Lacalle Pou repitió este martes en Melo por enésima vez que las fronteras permanecerán cerradas hasta nuevo aviso. Solo podrán ingresar al territorio nacional los compatriotas y los extranjeros con residencia en el país, además de todos aquellos que cumplan con los decretos vigentes desde el pasado viernes 13 de marzo.
En la conferencia de prensa brindada en la capital arachana, el primer mandatario adelantó que serán reforzados los puestos de ingreso al país tanto en la frontera seca con el Brasil como en los puentes sobre el Uruguay y el Río de la Plata.
La preocupación del primer mandatario es obvia: existe el temor que, sobre todo en los dos puentes sobre el río Uruguay –Puerto Unzué con Fray Bentos y Paysandú con Colón- aparezcan miles de argentinos exigiendo el ingreso al territorio nacional. Por esta razón, el personal apostado en los citados puestos de frontera será reforzado para evitar que los mismos sientan la presión ejercida por aquellos extranjeros que quieran ingresar al país sin cumplir con lo establecido en los decretos respectivos.

Puerto esteño
Algo de eso se respira en Punta del Este donde los actores públicos con jurisdicción en el puerto del balneario tienen dudas de cómo actuar si aparece un yate o un velero con turistas argentinos deseosos de ingresar al territorio nacional.
Para empezar, es de suponer que no existe un vacío legal. Que tanto la Prefectura Nacional Naval como autoridad marítima, como la Dirección Nacional de Hidrografía en su calidad de administradora de las amarras del puerto, tienen las potestades y la fuerza necesaria para decidir qué embarcación puede o no puede, entrar a puerto.
También hay otras autoridades como la Dirección Nacional de Migraciones, la Dirección Nacional de Aduanas y la barrera sanitaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca que podrían ser de la partida en caso de que algo de esto sucediera. Empero, según trascendió, hay dudas de cómo proceder y cómo invitar a un grupo de argentinos a no desembarcar de su velero o yate y decirles, además, que tienen que regresar por donde vinieron. Por lo pronto, los jerarcas de todas estas reparticiones públicas mantuvieron el jueves de la otra semana una reunión de trabajo para definir cómo se actuará en la emergencia.

Vacuna
La decisión del gobierno está tomada. Nadie entra salvo que su situación se encuadre en los decretos aprobados en los últimos meses. Menudo problema se le presenta a Punta del Este donde miles de propietarios extranjeros no podrán disfrutar de sus casas y apartamentos por los cuales pagan miles de dólares por año.
Un problema no menor. Pero, en los últimos días se conoció que los principales laboratorios del mundo -léase Pfizer, Moderna y otros- formularon anuncios muy importantes. Este miércoles, sin ir más lejos, el gigante farmacéutico Pfizer anunció que la vacuna que elabora por estas horas quizás quede lista para diciembre próximo. Esto permitiría comenzar a vacunar a millones de estadounidenses y otros tantos del resto del mundo.
La pregunta que mucha gente se hace por estas horas es la siguiente: ¿el Uruguay podría autorizar el in-greso de todos aquellos que fueron inoculados y a aquellas personas que ya transitaron por la enfermedad?. Algo es algo.

Contenido publicitario

2 COMENTARIOS

  1. Lo primero que haremos Yo y otros 6 propietarios cuando pueda entrar a Uruguay y poner nuestras propiedades a la venta. llevemos nuestros impuestos a donde nos respeten y tengas desempleo para mucamas y porteadores. Adios Uruguay

Comments are closed.