Uno de los objetivos del gobierno de Tabaré Vázquez es bajar 30 % las rapiñas en el periodo 2016-2020, y “hoy estamos superando el 13 %, por tanto, en el resto del mandato vamos a cumplir con lo prometido”, dijo ayer el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. “Hemos puesto ideas, recursos y trabajo para tener una nueva Policía, lo cual es reconocido por la población uruguaya”, aseguró.

Bonomi disertó en un encuentro organizado por la revista Somos Uruguay sobre “Seguridad y convivencia. Públicos y privados, la necesaria complementariedad”, en el que participó junto con el presidente de la cadena de cobranzas y pagos Abitab, Roberto Palermo, y su par de la empresa de pasajeros urbanos Cutcsa, Juan Salgado. En la ocasión, el jerarca señaló que el actual gobierno tomó la decisión de fortalecer, modernizar y personalizar a la Policía.

Como ejemplo de sus dichos y para resaltar las carencias previas, Bonomi señaló que hace siete años había un sistema de comunicaciones que venía de los años 1960 y una estructura de comisarías y despliegue territorial de los años 1940.

A ello se sumaba una pésima estructura de salarios del personal, sistemas de información casi inexistentes, muy poca tecnología y equipamiento y armamento desactualizado, sin olvidar el personal desmotivado y poco profesionalizado, combinación perfecta para favorecer el avance de la criminalidad. “Hoy, en cambio, hay una nueva Policía”, ponderó el jerarca.

Mirar alrededor

Bonomi aseguró que los delitos violentos continúan descendiendo significativamente en el país, en especial las rapiñas y los homicidios, aunque reconoció que la baja debe ser prolongada en el tiempo para que sea percibida por la sociedad.

También recordó que el objetivo del gobierno al asumir, el 1° de marzo de 2015, fue bajar un 30 % las rapiñas, y ya hoy “estamos al borde de alcanzar el 15 %, contando desde comienzos de 2016, por lo cual se está en condiciones de cumplir con lo prometido en el resto del período”. “Hemos puesto ideas, recursos y trabajo para tener una nueva Policía, lo cual es reconocido por la población”, aseguró.

En esa línea, mencionó que Latinobarómetro ubica a Uruguay, en el último informe divulgado, como el país de la región con los mayores niveles de confianza en la Policía, con 59 %. “Con orgullo, podemos decir que los niveles de confianza en la Policía uruguaya son los más altos de todo el continente”, agregó.

Además, Uruguay fue ubicado segundo en América Latina en cuanto a mayor percepción de patrullaje por parte de la población. “Es importante de vez en cuando sacar la cabeza de la aldea, mirar alrededor, para valorar lo que hemos conquistado, darnos cuenta de lo que falta y asumir los errores que hemos cometido”, resaltó.

Bonomi mencionó que los factores que conforman la ecuación de la seguridad son: la situación de la Policía, los recursos humanos y tecnológicos para cumplir la función operativa, conocer el perfil y características del factor criminal y el escenario. “Por eso, decimos que la seguridad en una sociedad es una responsabilidad colectiva. Las respuestas policiales en soledad son ineficaces”, sentenció.

 

Contenido publicitario