carcel

 

Los dos operadores de cambio brasileños detenidos en Uruguay el viernes pasado a los que la Justicia brasileña identifica como participantes de una trama de coimas descubierta en Brasil, quedarán presos en el país a la espera de su extradición por orden de la jueza especializada en Crimen Organizado, Beatriz Larrieu. Los detenidos son Vinícius Claret, también conocido como Juca Bala, y su socio Cláudio Fernando Barbosa, ambos acusados de participar en operaciones de lavado de dinero provenientes del esquema montado por el exgobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral. Larrieu interrogó a los detenidos y dispuso prisión preventiva para ambos mientras se cumple el pedido de extradición.

El plazo para que la Justicia brasileña efectúe el pedido de extradición es de 40 días hábiles a contar desde la víspera.

La jueza dijo al diario brasileño O Globo que los acusados “negaron cualquier vínculo” con el esquema de lavado de dinero, así como el resto de las acusaciones. La magistrada sostuvo que nada de eso viene al caso en esta instancia, dado que el objetivo de la audiencia fue notificar a los ciudadanos brasileños de las denuncias que pesan sobre ellos y explicarles el procedimiento al que serán sometidos. “Lo que nosotros hicimos fue ordenar la prisión preventiva a iniciar el proceso que llevará a la extradición”, dijo Larrieu al periódico brasileño.

Ambos individuos tenían pedidos de captura internacional por parte de la Justicia brasileña. Claret fue detenido en Maldonado y Barbosa en el aeropuerto internacional de Carrasco donde aterrizó proveniente de Chile, hacia donde había viajado el viernes 24 de febrero.

Contenido publicitario