Los nuevos planes de Cipriani para el San Rafael

Según la directora general de Urbanismo de la IDM, el nuevo diseño del arquitecto Rafael Viñoly consiste en la construcción de tres torres, una de ellas con 237 metros de altura

El diario argentino La Nación fue el primer medio en recibir información oficial sobre la actual situación del proyecto de San Rafael. Según lo informado por la directora general de Urbanismo, Soledad Laguarda, al citado medio argentino la última vez que el empresario Giuseppe Cipriani se reunió con las autoridades de la Intendencia Departamental, fue en abril. El proyecto tuvo varios cambios desde la idea inicial, y ahora hay una nueva propuesta. Según dijo Laguarda a La Nación, el nuevo proyecto es “completamente diferente”, porque si bien ocupa los mismos metros cuadrados, los edificios no son horizontales sino verticales y más altos.
El nuevo diseño del arquitecto Rafael Viñoly consiste en la construcción de tres torres, una de ellas con 237 metros de altura.
Según consignó el medio de comunicación de Buenos Aires, Laguarda explicó que las tres torres se construirán en el predio donde se propuso hacer dos grandes volúmenes sobre enormes pilares. Ese proyecto, el aprobado en primera instancia, tenía un volumen de 91 metros de altura y otro de 60 metros, pero luego cambió y ahora, en su lugar Cipriani propone desarrollar tres torres de 237, 170 y 125 metros de altura manteniendo la misma cantidad de metros cuadrados de superficie.
Esta nueva propuesta debe ser aprobada por la Junta Departamental.

Excepción
La altura máxima permitida para la construcción de edificios residenciales en esa zona de Punta del Este, en la que predominan las casas bajas y los chalets de verano, es de 12 metros para las residencias y de 28 para los hoteles, es por eso que la nueva idea del empresario, así como pasó con la anterior, necesita la aprobación y una excepción de construcción en altura, del Poder Ejecutivo y Legislativo departamental. Según detalla el diario bonaerense, la solicitud que debe hacer Cipriani para que esa altura sea aceptada es “inédita”, no solo porque de construirse sería el edificio más alto del balneario, sino también del país, ya que hasta el momento el edificio más alto es la Torre de las Telecomunicaciones, ubicada en Montevideo, que tiene 158 metros de altura.
“El nuevo proyecto todavía está en etapa de análisis, falta que Cipriani envíe información. En abril, le hicimos algunas observaciones técnicas, pedimos información que faltaba, pero hasta la fecha no la han brindado”, indicó Laguarda.

Rechazo
Por los cambios planteados, cuando la empresa presente la información necesaria el gobierno departamental deberá decidir si le da el visto bueno, quien definirá finalmente si el proyecto es aprobado será la Junta Departamental. Pese a los cambios en el proyecto y las diversas expresiones de vecinos de la zona desde que la inversión se dio a conocer, las autoridades no han pedido aún un informe de impacto medioambiental de la construcción. Según dijo Laguarda, de acuerdo a la legislación vigente no es obligatorio solicitar un informe de ese tipo, ni por la ubicación ni por el tipo de construcción.
Entrevistado por ese medio, Gabriel Rodríguez Arnabal, vecino de la zona, desarrollador inmobiliario y vicepresidente de la asociación civil Patrimonio Vivo, expresó: “En la zona hay un gran rechazo por el proyecto de Cipriani y también mucho descontento con el manejo que está teniendo la intendencia. Pareciera que cualquier persona que logra un permiso de excepción tiene potestad para demoler el patrimonio”.
Por su parte, el alcalde del Municipio de Punta del Este, Javier Carballal, indicó al mismo medio que una vez comience la obra “lo primero que se deberá reconstruir es el hotel Casino San Rafael, el edificio original”, esta fue una condición impuesta por el gobierno departamental al inicio de la presentación del proyecto. “En ese sentido, el Hotel San Rafael se va a volver a tener”, indicó.

Imágenes: gentileza Patricia Llano