El Poder Ejecutivo dispuso varios ajustes diferenciales, por lo que el gasoil subió 4,8% y las naftas 9,8%. Ese aumento busca atender la competitividadde los sectores productivos, según manifestaron autoridades de gobierno en diciembre pasado cuando se hizo pública la corrección al alza de todas las tarifas públicas.
El litro de nafta Súper pasó a costar $ 50,4 y la Premium $ 52,3. En tanto el gasoil 10-S pasó a costar $ 55,6 por litro y el gasoil 50-S $ 40,4. El precio del supergas subió 15% y ahora vale $ 43,5 por kilogramo.

Contenido publicitario