Luis Lacalle Pou asumió como presidente de la República

Si bien el traspaso de mando de gobierno comenzó oficialmente a las 14 horas del domingo primero de marzo, desde hace varios días se vienen preparando diferentes eventos y actividades como recibimientos de mandatarios internacionales, viajes de miles de uruguayos desde el interior hasta la capital y planificación de actos protocolares.
A las 13 horas Luis Lacalle Pou salió de su casa en el barrio residencial La Tahona en Canelones. Acompañado por un gran operativo de seguridad el presidente electo se encaminó al Palacio Legislativo. Varias personas se hicieron presentes en la puerta del barrio residencial y al grito de “presidente, presidente” recibieron al auto en el que salió.
Minutos antes de las 14 horas la fórmula presidencial electa, Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón llegaron a los pies de la escalera del Palacio Legislativo, para ingresar y ser recibidos por el ex presidente frenteamplista, José Mujica, actual Presidente del Senado.
La fórmula ingresó a la sala de la Asamblea General, donde se encontraban presentes los actuales legisladores, ministros y familiares del Presidente y la Vicepresidente, mientras en los pasillos del Palacio sonaba el Pericón Nacional, por parte de la Orquesta Juvenil del Sodre.
Para dar comienzo al acto, la soprano Luz del Alba Rubio entonó el Himno Nacional junto al Coro Nacional del Sodre. Además, el Himno estuvo interpretado en Lenguaje de Señas.
Luego, Lacalle y Argimón realizaron la declaración de fidelidad a la Constitución.

Primer discurso presidencial
Argimón, como vicepresidenta pasó además a tomar el rol de Presidenta de la Asamblea General. Es así que le dio la presentación a Lacalle para su primer discurso como primer mandatario. Frente a delegaciones internacionales, legisladores y familiares, Lacalle comenzó su discurso agradeciendo a su familia, a la que definió como “fuentes de amor y sostén permanente”. Durante su discurso destacó compromisos políticos y habló sobre las primeras tareas que tendrá como primer mandatario del gobierno.
“La unión es lo que nos piden los uruguayos. Estamos aquí para continuar lo que se hizo bien, para corregir lo que se hizo mal y para hacer lo que no se supo o no se quiso en todos estos años” dijo el nuevo presidente. “Hoy asume un presidente que se compromete a respetar el derecho de todos” dijo y finalizó su discurso al grito de “viva la patria”, antes de mirar a su padre, el expresidente Luis Lacalle Herrera, que en el palco derecho de la sala miraba atento el acto junto a su familia.

Banda presidencial
Al finalizar el acto, el nuevo presidente, escoltado por un grupo de 3.270 jinetes que llegaron a Montevideo desde diferentes partes del país, realizó su recorrido desde el Palacio Legislativo hasta la Plaza Independencia, donde se realizó el acto protocolar de traspaso de banda presidencial. Los jinetes que acompañaron el recorrido viajaron a Montevideo desde Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo, Florida, Maldonado, Rocha y Lavalleja.
Argimón y Lacalle realizaron el recorrido en la famosa cachila de Herrera, automóvil Ford del año 1937 que fue propiedad de Luis Alberto de Herrera y que continúa como una antigüedad familiar. Esa misma cachila fue la que utilizó Luis Alberto Lacalle, padre del actual presidente, cuando ocupó el mismo rol en el año 1990.
Cuando la fórmula presidencial llegó a la Plaza Independencia fue recibida por militares y blandengues que dieron las buenas tardes entre aplausos de las delegaciones internacionales y público que rodeó la plaza con carteles de apoyo y también de protesta. Entre el público se vieron banderas del Partido Nacional y de diversas listas del mismo, pero además, destacó un cartel dirigido al presidente chileno que decía “Piñera asesino”.
Sobre las 16 horas, el presidente saliente, Tabaré Vázquez, llegó a la Plaza Independencia para esperar a Lacalle y Argimón y dar comienzo al acto de traspaso de banda presidencial. Vázquez fue recibido por un cortejo formado por los ministros de su gobierno.
Después de recibir a la nueva fórmula presidencial, Vázquez subió al escenario tomado del brazo de Lacalle, quien destacó ese gesto como “una costumbre”.
El traspaso de banda presidencial, se realizó como es costumbre, a los pies de la estatua de José Gervasio Artigas, que se encuentra en el medio de una de las plazas más importantes de la capital. De la misma manera que los jerarcas subieron el escenario, descendieron del mismo.
La banda, que Vázquez entregó a Lacalle fue bordada a mano por la misma ciudadana montevideana que bordó la anterior banda presidencial, que José Mujica entregó a Tabaré Vázquez en 2015. Según contó la bordadora, el trabajo de bordado comenzó a fines de enero.
Luciendo la banda, Lacalle agradeció a Vázquez “por haber prestado sus servicios al país en los últimos cinco años. En el acierto o el error el país ha construido una democracia en eventos de este tipo” dijo.
Además, se dirigió a la ciudadanía y dijo “vuelvan a sus casas que mañana arranca un gobierno que no va a descansar. Si todo sale bien será gracias al equipo, y si en algún momento las cosas no salen como los uruguayos necesitan y quieren la responsabilidad va a ser exclusivamente del presidente de la República”.
Tras la ceremonia de traspaso de banda, cada uno de los nuevos ministros designados para el gobierno entrante tomó oficialmente su cargo frente a la escribana de Presidencia. La integración de la coalición de partidos políticos, conocida como “coalición multicolor” se vio en los colores de corbatas que lució cada uno de los integrantes del gabinete ministerial: azules, rojas y violetas.
Para finalizar el acto se realizó un desfile militar en honor al nuevo presidente y luego, éste y el nuevo canciller fueron hacia el Palacio Esteves para un saludo protocolar con todas las delegaciones que llegaron desde el exterior, a quienes Lacalle dijo “Uruguay agradece el honor que le hacen con su presencia”.