Mansión del sexo: este martes declara testigo de identidad reservada de la fiscalía

La audiencia, en principio, debió celebrarse el pasado lunes 28 de junio cuando se dispuso la comparecencia del autor material del hecho, quien se encuentra alojado en la cárcel de Canelones

El caso del crimen de la mansión del sexo ingresa en sus etapas definitivas al producirse en la tarde de este martes una diligencia previa al juicio del sicario Raúl Barboza que ejecutó al profesor de inglés Edwar Vaz Fascioli en la fría noche del lunes 9 de julio de 2018.
Pese a ser el autor del disparo que mató a Vaz, Barboza es el único de los siete capturados por este caso que aún no fue enjuiciado. Por causas nunca explicadas, el autor material del asesinato no fue sometido a juicio junto a los otros condenados por este homicidio.
En la audiencia de mañana se conocerá el testimonio aportado por un testigo, identificado con el número 1, de identidad reservada de la fiscalía.
La audiencia, en principio, debió celebrarse el pasado lunes 28 de junio cuando se dispuso la comparecencia del propio Barboza, quien se encuentra alojado en la cárcel de Canelones.
Sin embargo, la misma no pudo cumplirse por lo que el juez penal de 4º turno, Diego Martín González Camejo, emitió otro decreto que fijó la nueva audiencia para la tarde de este martes.
Fuentes del caso señalaron que la audiencia tiene como objetivo valorar la recepción de la declaración como prueba anticipada del testigo de identidad reservada de la Fiscalía. A los efectos de poder contar con el testimonio del testigo anónimo -con la finalidad de concentrar los actos y por economía procesal- fueron coordinados los medios técnicos necesarios para recibir la declaración del testigo de identidad reservada nº 1.
Para esto el testigo fue citado a través de la Unidad de Víctimas de la Fiscalía, Unidad a la que se facultó a adoptar todas las medidas necesarias para la comparecencia del testigo y la recepción del testimonio en condiciones que preserven sus derechos, especialmente, su calidad de testigo intimidado.

Años después
Raúl Marcelo Barboza fue puesto a disposición de la fiscalía el 13 de julio de 2019 junto a su compinche Alejandro Alberti quien ya fue condenado a 25 años de cárcel por este mismo caso (ver recuadro). Llama la atención que la fiscalía haya dejado pasar los dos años de tiempo que tiene para acusar o para absolver a cualquier persona imputada de un delito. Se espera para los próximos días que la fiscalía termine con las dirigencias preliminares, presente la acusación fiscal y eleve a juicio la causa que involucra a Barboza. Foto: Ricardo Figueredo

Suprema Corte. Lulukhy Moraes y su ex pareja Mauro Machado fueron condenados a 24 años por un delito de coautoría de homicidio muy especialmente agravado. Mathías Guarteche quien contrató a los dos sicarios también recibió la misma pena de penitenciaría. Carlos Alberti, el que llamó a Vaz Fascioli tocando el timbre del apartamento fue condenado a 25 años. Leticia Giachino y Franco Silvera fueron condenados a 8 años de penitenciaría. El tribunal de apelaciones en lo penal de 2º turno el pasado miércoles 25 de mayo dejó firme las condenadas impuestas por la jueza Ana Guzmán. Uno de los condenados por intermedio de sus abogados presentó un recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia. Por esta razón, la Suprema Corte de Justicia deberá expedirse sobre el recurso de casación interpuesto por la defensa de uno de los condenados por el caso del crimen del profesor Edwar Vaz Fascioli ocurrido el lunes 9 de julio de 2018. El ministro José Balcaldi dispuso el pasado 118 de junio la habilitación, de conformidad al artículo 97º del Codigo General del Proceso, del citado petitorio y la remisión del mismo, de forma previa, a la Fiscalía. Luego del pronunciamiento de la fiscalía, el expediente deberá pasar a estudio de los ministros de la Suprema Corte de Justicia. El recurso de casación es un elemento extraordinario que busca anular una sentencia judicial que, según quien lo presenta, tiene una incorrecta interpretación o aplicación de la ley. No ingresa a las cuestiones de fondo.