esposasEl individuo que fue detenido esta semana en su morada clandestina, una subestación de UTE del barrio Cantegril, fue enviado a prisión este miércoles acusado de hurto.

El individuo cayó en manos de la Policía cuando la Mesa Central de Operaciones recibió una llamada al servicio de emergencia 911, que solicitaba la presencia policial en una subestación ubicada en las cercanías del cruce de la avenida Córdoba y la calle Tailandia.
Constituidos en el lugar, los efectivos policiales se entrevistaron con una ciudadana, que los puso en conocimiento de que había visto a un sujeto desconocido en bicicleta saliendo de la subestación. Aparentemente, el sujeto había tomado la pequeña construcción, de ladrillo a la vista y techo de tejas a dos aguas, como lugar de residencia.
Los agentes realizaron una inspección ocular en el lugar y constatando una abertura forzada y en su interior, múltiples efectos presumiblemente producto de hurto. La casita también tenía una conexión eléctrica casera, lo que dejaba en evidencia que alguien estaba pernoctando en el lugar.
Efectivos de la Brigada de Hurtos de la Seccional Primera, implantaron un servicio de vigilancia discreta y a las pocas horas detuvieron al inquilino, quien resultó ser un joven de 21 años de edad, poseedor de antecedentes penales. El muchacho fue trasladado a la comisaría, en cuyos registros se pudo determinar que existían tres denuncias de hurtos en la zona de la subestación: uno del 25 de agosto, otro del 4 de setiembre y el tercero del 29 del mismo mes. Los denunciantes fueron citados y reconocieron los efectos que el detenido tenía en su poder como de su propiedad, entre ellos. la bicicleta GT en la que se desplazaba el detenido.
La sede penal de Décimo Turno dispuso el procesamiento con prisión de quien resultó ser Fernando Sebastián Silveira Andrada, por la presunta comisión de un delito de Receptación.

Señoritas manilargas

Una dotación perteneciente al Cuerpo de Radio Patrulla concurrió el día 30 de septiembre pasado a la esquina de Celedonio Rojas y Gregorio y se entrevistó con un ciudadano que expresó unos días antes fue víctima de un hurto en su domicilio y que había visto pasar a una persona desconocida que llevaba puesta una campera que le habían robado en esa oportunidad.
Ante esta situación, la Policía identificó al sujeto que llevaba como acompañante a una joven menor de edad, y condujo a ambos a la Seccional Sexta para su averiguación.
Más tarde concurrió el denunciante a los efectos de radicar la denuncia pertinente y detalló que le habían sustraído una campera blanca marca Stone, un celular, otra campera, un buzo, una mochila, una máquina de afeitar eléctrica, una cámara fotográfica Nikon y dos frascos de champú. El hecho había ocurrido el 2 de setiembre. La Policía mostró al denunciante un celular y una campera marca Stone, incautados al detenido y el hombre los reconoció como de su propiedad.
La menor fue indagada en presencia de un mayor responsable y manifestó que había concurrido a la casa del damnificado con una amiga, ya que su padrastro estaba trabajando allí. Según confesó, al retirarse del lugar se llevó una mochila cargada de prendas y otros efectos.
Luego fue averiguado el detenido mayor de edad, que en sus declaraciones aseguró que la campera que vestía se la había obsequiado una joven, conjuntamente con otros efectos y que desconocía su procedencia. Luego se localizó a la otra joven vinculada a los hechos, que resultó ser una adolescente de 17 años de edad. Ella confesó que junto a su amiga habían tomado los efectos denunciados.

La magistrada actuante dispuso iniciar a las jóvenes un proceso infraccional, por la presunta comisión de una Infracción Grave a la Ley Penal, calificada como un delito de Hurto. Como medida cautelar les impuso arresto nocturno por el plazo de 60 días. El hombre fue liberado.

Arrebato

Por otra parte, la Policía logró detener a dos sujetos que el pasado martes 30 de setiembre cometieron un arrebato en el cruce de las calles San Carlos y Antonio Támmaro. Personal del Grupo Especial de Operaciones realizaba recorridas en la zona, cuando observó que dos desconocidos que circulaban en una moto marca Winner, sin chapa matrícula, se ajustaban a las descripciones aportadas por la víctima. Por ello los interceptados y pudieron saber que eran dos jóvenes de 19 y 21 años de edad, domiciliados en el barrio Los Eucapliptus.
A uno de ellos se le incautaron dos sobres que contenían bijouterie, cosméticos y medicamentos, lentes de sol, estuche de manicura y un auricular, por lo que ambos fueron derivados a la Seccional Primera. Como la damnificada radicó la denuncia y reconoció como suyos los efectos recuperados, los detenidos pasaron a manos de la titular de la sede penal de Décimo Turno, quien dispuso el procesamiento con prisión de Federico Rafael Núñez Pereira, de 19 años de edad, poseedor de antecedentes penales, por la presunta comisión de un delito de Hurto Especialmente Agravado en calidad de Autor.
Su compañero, de iniciales R.N.C.R., de 21 años de edad, fue procesamiento sin prisión bajo caución juratoria, por la presunta comisión de un delito de Hurto Especialmente Agravado en calidad de Coautor. Como medida sustitutiva, deberá cumplir arresto de fin de semana y presentarse y permanecer en la seccional policial de su domicilio, por el término de 90 días.

Contenido publicitario