María Noel Riccetto estuvo en Maldonado y participó de una instancia de evaluación de la Escuela de Danza del Sodre y destacó el compromiso de las alumnas en un año que calificó como “muy atípico”, en el cual las clases se impartieron por plataforma zoom con el docente desde Montevideo hasta la mitad del año, cuando se retomó la presencialidad con los protocolos indicados. En ese sentido, manifestó que es de “destacar y agradecer” el esfuerzo y trabajo conjunto.
La bailarina se hizo presente este martes en las instalaciones del teatro Cantegril, donde habitualmente se llevan a cabo las clases de ballet del Sodre, las cuales se desarrollan en coordinación con la Intendencia de Maldonado; de esta actividad también participó el director general de Cultura de la IDM, Jorge Céspedes.

Mejorando
Desde su rol de coordinadora académica señaló que a pesar de mantener una comunicación constante con la Intendencia y con el docente encargado durante estos meses, “necesitaba ver cómo se está finalizando el año y comenzar a evaluar también”. Asimismo, manifestó su deseo de que la Escuela de Maldonado continúe su crecimiento, mejorando su infraestructura y reafirmando el compromiso y la pasión por esta disciplina.
En cuanto al balance realizado por el Área de Cultura de la IDM, Céspedes señaló que fue una evaluación satisfactoria la de este año de trabajo, tomando en cuenta la situación particular que atraviesa el país, lo cual generó una “mistura” entre la virtualidad y la presencialidad. A su juicio se cumplieron las expectativas que existían en el marco de este convenio que efectuó la actual administración comunal con la Escuela de Ballet del Sodre y con la colaboración del Cantegril Country Club, que permite que los estudiantes tengan condiciones de estudio “similares” a las que se brindan en la capital del país.

Fuente y foto: IDM

Contenido publicitario