Una investigación liderada por el Departamento de Información de la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas, con apoyo de la Brigada Departamental Antidrogas de Río Negro y la División Investigaciones de la Prefectura Naval, permitió identificar un vehículo sospechoso que ingresó al país posiblemente transportando sustancia estupefaciente. El procedimiento permitió detener, y luego que la justicia condenara, a dos hombres mayores de edad oriundos de Maldonado e incautar, además de la droga, un auto, dos celulares y 700 dólares. Se estima que parte de la droga incautada tenía como destino el departamento de Maldonado.
Juan Carlos Correa Torres, de 30 años, y José Federico García Fernández, de 36, comparecieron ante la sede penal y finalizada la instancia se dispuso la condena de ambos como autor y cómplice de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes prohibidas en la modalidad de posesión y transporte.
El primero deberá cumplir una pena de 3 años de prisión efectiva y el segundo una pena de 2 años y 6 meses de prisión efectiva.

RELATO FISCAL
Varios equipos policiales se desplegaron desde el peaje de Mercedes (Ruta n°2.Km.284.400) a los efectos de dar cumplimiento a una “Entrega Vigilada” autorizada por el Juzgado Penal de Crimen Organizado sobre un vehículo Citroën del que, en ese momento, se desconocía quien era el conductor, pero se había recibido la información de que estaría transportando un cargamento de sustancias estupefacientes prohibidas.
Cuando se detectó el auto, sobre las 20:09hs, circulaba en dirección a la ciudad de Mercedes, por lo que se decidió seguirlo para evitar que tomaran un curso o vía rápida que obstaculizara la detención.
Se ordenó instalar un puesto de control para inspeccionarlo y verificar sus ocupantes y contenido antes de la rotonda de la ciudad de Cardona y para eso se apostaron camionetas oficiales con barrales y luces intermitentes que daban cuenta claramente de la presencia policial y la obligación de detenerse.
Próximo a la hora 21.30, el vehículo y sus ocupantes detectaron el control y comenzaron a efectuar maniobras evasivas, poniendo marcha atrás e impactando a otro vehículo, para luego desviarse y dirigirse directamente contra los efectivos policiales, arrojando el vehículo finalmente hacia donde éstos estaban. Como consecuencia de esa maniobra cayó al pavimento un oficial y otro tuvo que tirarse para evitar ser embestido.
Esto generó que los ocupantes del Citroën se dieran a la fuga y que otros policías dispararan en dirección a las ruedas del auto para lograr que se detuviera; la persecución terminó en la rotonda ubicada sobre la Ruta 2 en el km.181, luego de que el conductor intentara evadirla y colisionara contra el cordón al perder el control del vehículo.
El conductor fue identificado como Juan Carlos Correa Torres y su acompañante como José Federico García Fernández quien presentó una herida de arma de fuego por lo que fue trasladado al Hospital de Cardona, donde se le diagnosticó “herida de arma de fuego en hombro izquierdo, proyectil subcutáneo, que se extrae. Sin lesiones internas, sin riesgo de vida. Debe curarse diariamente”.
En tanto, el funcionario que cayó al pavimento cuando el vehículo detenido se fue contra el control policial, presentó “traumatismo en miembro inferior izquierdo”, siendo también dado de alta en el mismo centro de salud.
En la inspección efectuada al vehículo se constató la presencia de 12 envoltorios tipo ladrillo, debajo del asiento trasero, por lo cual se dio cuenta a la fiscalía actuante y ésta ordenó la presencia de Policía Científica para revisar la totalidad del auto en forma minuciosa.
Durante la persecución, los detenidos fueron arrojando objetos fuera hacia el exterior del auto, lo que redundó en que la policía incautara un celular Samsung Note 8, de color gris y con una fotografía de Correa Torres en el fondo de pantalla. También incautaron un teléfono celular, color negro, en malas condiciones con la pantalla, batería y demás dañados.
En el registro personal efectuado a Correa Torres se le incautó una billetera con documentos varios, la suma de U$S 700 y $ 1.280. Asimismo se ordenó la incautación del Citroën.
Una vez que Policía Científica llegó al lugar, efectuó el relevamiento de toda la escena del hecho, y en su presencia se constató que en las puertas interiores había ocultos 7 ladrillos más, con similar envoltorio, llegando a un total de 19. En la prueba de campo efectuada en la sede de Fiscalía, junto a la defensa de ambos detenidos, la sustancia estupefaciente arrojó un peso total de 19.327 gramos y, sometida a los reactivos de la cocaína, resultó positivo a su presencia. Correa Torres admitió que había sido contratado para ir a buscar mercadería, y para eso dejó su vehículo debajo del puente de Fray Bentos, en tanto quedaron pendiente con el otro detenido para ir a retirarlo, “obviamente sabiendo que no era nada legal”. Los contactos los tenía Correa Torres y García Fernández lo acompañó, “estando al tanto de la actividad ilícita”, expuso la fiscal. Correa Torres también declaró que “se asustó” y dio marcha atrás sin intención de colisionar a los policías y que lo hizo para evitar perder la sustancia estupefaciente y que, además, no estaba armado.
En tanto, García Fernández dijo que no iba a formular denuncia por su herida de bala porque él vio cuando estaba el control policial y que su acompañante se puso nervioso lo que motivó que al huir actuara la policía.
Fuente: FM Gente – Fotos: Ministerio del Interior