Medio chileno asegura que “millonarias deudas de Enjoy reaparecen en medio de su plan de reorganización”

“El plan está listo y dispuesto, pero de igual forma todo queda en veremos, sujeto al avance de la pandemia, hasta el próximo mes, el 14 de agosto”, señala una nota de “El Mostrador”

Hace un par de días en estas mismas páginas se informaba que los acreedores del grupo chileno Enjoy, propietarios del complejo hotelero de la parada 4 de la playa Mansa, tienen una propuesta de reestructura de deuda. Sin embargo, en una extensa nota del periodista Andrés Cárdenas, publicada este 9 de julio por el medio chileno El Mostrador, se asegura que “aunque Enjoy tiene un plan de negocios listo, el futuro es incierto, sujeto al avance del COVID-19 y al resultado que se produzca el 14 de agosto, cuando los acreedores tomen la decisión de aprobar o rechazar la fórmula para salvar su negocio de juegos de azar”.
La nota del medio chileno da cuenta de varios problemas que aquejarían a la compañía y sostiene que “en su decisión de acogerse a las leyes de quiebras de Estados Unidos y Chile, Enjoy no ha sido del todo transparente con el mercado, ya que los problemas vendrían desde mucho antes de la pandemia e incluso con anterioridad al estallido social. Problemas de gestión y altos costos serían la peor combinación de cartas que no ha podido sortear”.
La nota continúa informando que “de acuerdo al análisis de expertos, informes de corredoras y clasificadoras de riesgo, sus grandes pecados están dados por lo caro que pagó por el Casino Conrad de Punta del Este, lo que explica el crecimiento de su deuda, y ofertas económicas temerarias que realizó por los cuatro casinos municipales que se adjudicó en 2018 y que implican cumplir con millonarios pagos en los próximos años. Las deudas de Enjoy, de acuerdo a los datos consultados por el medio chileno, alcanzan los US$ 465 millones, “cifra que pesa sobre el futuro del proceso de reorganización que intenta llevar a cabo, más cuando la cuenta sería pagada sobre todo por los bonistas locales e internacionales, que son sus principales acreedores”.
“Los problemas financieros 2020 de Enjoy se transparentan en marzo de este año, cuando el mercado estaba esperando una historia completamente distinta a la de hoy. El día 26 del tercer mes del año, Enjoy anunció públicamente en un hecho esencial que los accionistas inyectarían capital a la empresa. Nada menos que US$ 150 millones, los cuales iban a ser aprobados en una junta de accionistas que se realizaría el 24 de abril. Los fondos serían utilizados para fortalecer su posición financiera y el desarrollo de su plan de negocios e inversiones futuras, sin embargo, en la misma fecha, no se celebró la junta extraordinaria de accionistas para aprobar este aumento de capital. A las 08:09 de la mañana, la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) publicó un hecho esencial a través del cual Enjoy comunicó el inicio de un procedimiento de reorganización judicial y que se suspendía la citada junta”. Así, quedaron en nada los US$ 150 millones que aportarían los accionistas.

Ni un solo peso
A inicios de junio, “La Tercera informó que los bonistas locales de Enjoy habían rechazado la propuesta de canje de deuda realizada por Advent International. “Advent no quiere poner ni un solo peso”, reclamó una fuente cercana a un tenedor de bonos. Esa misma nota reveló que el fondo estadounidense no inyectaría más recursos a la empresa”, señala la nota.
Este impasse fue corroborado por una publicación del Diario Financiero del 15 de junio, que señaló que el fondo “busca que todos los accionistas, menos ellos, tengan algún tipo de pérdida en este proceso. ‘Es escandaloso lo que está haciendo Advent’, dice una fuente consultada por este diario.
El próximo 20 de julio se realizará la primera junta de acreedores de Enjoy y a dos semanas de este evento ya están trascendiendo los conflictos.
La nota continúa informando detalladamente que “el domingo 21 de junio, El Mercurio informó sobre otro frente de conflicto judicial que está ad portas. Se trata de una demanda que interpondrá un grupo de bonistas locales, dueños de las series I y J, que en total suman US$ 170 millones, contra el directorio de Enjoy. El principal argumento que esgrimen quienes interpondrían la acción judicial es la infracción a los compromisos (covenants) en que habría incurrido Enjoy en la emisión del bono nacional correspondiente a la Serie J, realizada el 2 de abril de 2019”.
Según el medio trasandino “los especialistas y las clasificadoras de riesgo han advertido de sobra las exageradas ofertas económicas realizadas por Enjoy cuando se adjudicó los casinos municipales de Coquimbo, Viña del Mar, Pucón y Puerto Varas, que generan una carga financiera de proporciones para la compañía. La oferta económica es lo que cada año deberá pagar Enjoy por los cuatro casinos que se adjudicó en 2018 por el período de 15 años que dura la concesión”.
El Mostrador señala que “en los últimos ocho años, Enjoy tuvo que ir a golpear la puerta a los bonistas seis veces para renegociar los términos de la deuda y evitar así incumplir los covenants estipulados en los contratos.
Sin duda los ingresos de Enjoy pospandemia se verán afectados por el menor flujo de visitantes (ya sea por el persistente miedo de la población a los lugares cerrados o por reglas de la autoridad) y por las nuevas inversiones que tendrá que hacer la industria para enfrentar y resguardar las medidas sanitarias. La nueva normalidad de los casinos requerirá mayor inversión y menor retorno por muchos años, lo que afectará los aportes al fisco y también la cantidad de empleo que crearán.
En resumen, al ser espacios cerrados, los casinos deberán adaptar su infraestructura (divisores de acrílico y estaciones para el lavado de manos), invertir en salas más espaciosas, tendrán que recibir menos gente, invertir en sistemas poderosos de ventilación y convivir con el miedo de muchos visitantes durante años quizás.
Tras el proceso de reorganización, lo más probable es que tampoco queden recursos frescos para realizar las inversiones que tiene que concretar en los casinos municipales que se adjudicó.

La jugada de Enjoy
A pesar de las deudas, la ruleta no ha parado y Enjoy tiene un plan. Según confirman fuentes cercanas al operador de casinos, la compañía propone, además de ofertas para los tenedores de bonos internacionales, acreedores valistas y proveedores, un aumento de capital por hasta $55.000 millones. Para los tenedores de bonos internacionales Enjoy propone en su plan pagar la totalidad del capital de estos bonos en una sola cuota. Mientras que para los acreedores valistas se establece una amortización de un 80% del capital adeudado que se pagará mediante la entrega de un bono convertible en acciones; el 20% restante se pagará mediante la entrega de un bono de renta fija, pagadero en un plazo de 10 años contados desde la apro-bación del acuerdo de reorganización. Para los acreedores proveedores, Enjoy propone el pago del 100% del capital de los créditos provenientes de facturas o boletas emitidas, pagaderas en un plazo de hasta 12 meses desde la aprobación del convenio de reestructuración judicial.
El aumento de capital, por su parte, otorgará a sus accionistas la opción de suscribir nuevas acciones de pago de Enjoy, por un plazo de 24 meses a un precio de suscripción de $5,75 por papel. Para materializar aquello, la empresa emitirá 9.390 millones de acciones de pago.
La jugada no es barata para los actuales accionistas mayoritarios (Advent y los Martínez), que con esta propuesta se diluirán sí o sí, dado que la deuda de los bonistas valistas se convertirá en acciones. Punto a favor será que, una vez iniciado el acuerdo, Enjoy estará facultada para enajenar los siguientes activos que garantizan los bonos internacionales: acciones de la sociedad Baluma S.A. (El Conrad en Punta del Este, Uruguay); inmuebles correspondientes al casino y hotel de Pucón o las acciones de las sociedades propietarias de dichos inmuebles; inmobiliaria proyecto integral Coquimbo SPA. e inmobiliaria Kuden SPA.
“El plan está listo y dispuesto, pero de igual forma todo queda en veremos, sujeto al avance de la pandemia, hasta el próximo mes, el 14 de agosto, fecha en que los acreedores tendrán que aprobar o rechazar la fórmula de Enjoy para salvar su negocio de los juegos de azar”, finaliza el informe.

Contenido publicitario

1 COMENTARIO

  1. Esperemos todos que reabran sus puertas y les den trabajo a la gente que espera por Uds .confiamos en Uds ojalá no sen como tantos comerciantes que se colgaron de la pandemia y dejaron sus empleados sin recursos

Comments are closed.