El ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, anunció la creación de una mesa coordinadora nacional de centros de cuidados críticos, que estará bajo la órbita de la Dirección General de Salud (Digesa). Su finalidad será monitorear, en tiempo real, la situación por la pandemia y posibilitar la interrelación entre los sectores público y privado de la salud.
Se trata de una mesa de carácter técnico, coordinada desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) e integrada por intensivistas de esa cartera, de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva.
Salinas explicó que la iniciativa no solo asegurará que las camas de tratamiento intensivo estén garantizadas para quienes las necesiten, sino que también servirá para racionalizar los recursos humanos. En cuanto a los recursos materiales, explicó que, con respecto al año pasado, se duplicaron las plazas de los centros de tratamiento intensivo (CTI), de las que “un gran porcentaje están operativas y otras están preparadas y sin usar”.

Medicina intensiva
El secretario de Estado realizó el anuncio en una conferencia de prensa, en la Torre Ejecutiva, junto con el presidente de ASSE, Leonardo Cipriani, el vocero de la Coordinadora Nacional de Asistencia Médica Colectiva, Carlos Cardoso, y el presidente de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva, Julio Pontet.
Añadió que la intención es dotar de una participación activa a la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva e incrementar la disponibilidad de recursos humanos a partir de diferentes medidas y sobre la base del decreto n.º 251/020, en el que se dispone que diferentes especialidades asistan en el ámbito del intensivismo.
El ministro también explicó que esta mesa nacional brindará informes detallados de las camas disponibles en todo el país, de forma periódica. “La coordinación será transversal y ágil para poder derivar y trasladar pacientes de forma segura”, sostuvo.

Ocupación
El titular de Salud Pública aclaró que la ocupación actual de camas de CTI es del entorno del 56% y que la cantidad de casos se ha estabilizado. Además, subrayó que las plazas de CTI estarán al servicio de todas personas, sean del sistema público o del privado, y que la mesa coordinadora abordará estos movimientos de usuarios. “Estamos sumamente alerta y proactivos en tener todas las capacidades nacionales para que ningún paciente quede sin asistencia”, manifestó.
El secretario de Estado indicó que la fase sigue siendo exponencial, aunque se aproxima a ser lineal, y llamó a la población a no ser exitista y seguir cumpliendo con las medidas sanitarias para respetar el bien colectivo.
Cipriani sostuvo que desde el comienzo de la pandemia el organismo trabaja para ampliar el número de camas de CTI, a fin de afrontar de mejor manera la pandemia si llegara a requerirse. En ese tenor, destacó que ASSE dispondrá de entre 219 y 210 camas hacia finales de enero.
Acotó que el organismo observa algunas regiones específicas del territorio nacional para aumentar la atención en terapia intensiva. “Estamos en tiempo y forma para cumplir con los requerimientos”, aseguró. Asimismo, ponderó que el mejor manejo de las camas se acompasa con el hecho de potenciar la capacidad de testeo junto con el Instituto Pasteur, la automatización de los laboratorios y la implementación de la técnica LAMP en los principales hospitales del país.
“Queremos transmitir tranquilidad a la población. Cuando informamos que tenemos una cama operativa significa que tiene capacidad completa, es decir, cuenta con respirador, oxígeno, médicos, enfermeros y licenciados”, subrayó Cipriani.

Fuente: presidencia.gub.uy

 

Contenido publicitario