Mesa Política del FA discutía anoche qué hacer ante la renuncia de Hernández

 

La Mesa Política Departamental del Frente Amplio se reunía, al cierre de esta edición, para estudiar qué hacer ante la renuncia “indeclinable” que Susana Hernández presentó a la presidencia de la fuerza. Los miembros del cuerpo, que ahora son 24 tras la partida de la expresidente, deberán decidir las medidas que les parezcan apropiadas atendiendo a que las elecciones de autoridades deben realizarse al menos 30 meses después de las últimas, que tuvieron lugar en agosto de 2016.
El edil Hebert Nuñez, vicepresidente de la fuerza -cargo que comparte con Rafael Meilán-, recordó a Correo de Punta del Este que es el plenario departamental el que tiene la potestad de elegir a un nuevo presidente y estimó que bien podría elegirse por el momento un titular provisorio. De todos modos, aclaró que esa es una opinión que podría no ser compartida por toda la mesa.
Núñez indicó que, a pesar de todas las versiones que circulan, no está claro qué llevó a Susana Hernández a presentar su renuncia. La exjerarca no ha contestado el teléfono a los medios de prensa y tampoco quiso dialogar con Meilán y Núñez hace unos días.
Solo se conoce que renunció enviando a la mesa una nota suficientemente “escueta” como para desatar las especulaciones. Esa nota solo dejó en claro que no está dispuesta a ser presionada por sectores o grupos. Fuentes oficiosas han hecho trascender que Hernández tenía la intención de gobernar al FA contemplando las visiones de todos los sectores y se dice que había recibido críticas de su propio grupo, la 738, que sigue a Óscar de los Santos.
Otra fuente indicó a la FM Gente que la 738 deseaba construir mayorías “en lugares donde no los tiene” y sostuvo que ese grupo “no terminó de digerir” que solo tiene dos ediles en la Junta Departamental. Así las cosas el “Flaquismo” buscaría “torcer” la voluntad de la Mesa Política a su favor. “Son pocos los grupos o sectores que leyeron la nueva situación” de minoría, dijo otra fuente a la emisora.

Roces
Los trascendidos también señalan que la paciencia de Hernández habría llegado a su colmo, después de una reunión que mantuvo a comienzos de la pasada semana con el intendente Antía para presentarle un “Plan de acción”. Ese documento recogía, en realidad, una visión propia de la 738, aunque también Amanecer Frenteamplista había trabajado en su elaboración. Este último grupo había sido dirigido por los extintos Enrique Pérez Morad y Carlos Vitale, además de la actual directora departamental de Salud, Mary Araújo.
Según se afirma, la valoración que hizo Hernández después de la reunión con el jefe comunal no agradó a algunos sectores, que pretendían que la escribana condenara la actitud del intendente a pesar de que, según se dice, acogió de buenas maneras el plan que le fue entregado.
A todo esto, la situación generó un poco de preocupación al actual presidente del Frente Amplio a nivel nacional. Javier Miranda llamó al menos a Hebert Núñez y a Rafael Meilán para interiorizarse de lo que estaba ocurriendo en Maldonado.
“El Flaco nos quiere arrastrar a todos” dijo un veterano dirigente frentista a FM Gente. “Tiene una política de confrontación extrema con Antía y quiere que todo el FA le siga los pasos en esa línea”, agregó.