El MIEM lanzó las bases de este galardón que reconoce públicamente a instituciones, organismos y empresas por sus esfuerzos en relación al ahorro y el uso eficiente de la energía en diferentes sectores de actividad. Este año, se crearán reconocimientos transversales para micro y pequeñas empresas, con el objetivo de apuntalarlas para mejorar su competitividad. El ministro Paganini y el director nacional de Energía subrayaron la importancia de la eficiencia energética para el desarrollo del país, dado que redunda en ahorros con el mismo nivel de confort, así como en un cambio cultural y en beneficios para el ambiente.
El Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) lanzó la 12ª edición de su Premio Nacional de Eficiencia Energética en un acto en el que se anunció la apertura de la convocatoria anual a personas, empresas, instituciones y organizaciones interesadas en aplicar al reconocimiento.
La ceremonia se realizó el martes 8 de junio y contó con la participación del ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini; el subsecretario de la cartera, Walter Verri; y el director nacional de Energía, Fitzgerald Cantero. La actividad se desarrolló en la sala Idea Vilariño de la Torre de las Telecomunicaciones, con un aforo limitado, y se transmitió virtualmente.
El Premio Nacional de Eficiencia Energética es una iniciativa del MIEM surgida en 2009, con la intención de reconocer públicamente a las instituciones, organismos y empresas por sus esfuerzos y logros alcanzados en relación al ahorro y uso eficiente de la energía en diferentes sectores de actividad.
Desde entonces, se han acumulado 217 postulaciones de 170 instituciones públicas y privadas. “Esperamos este año seguir sumando postulantes para mostrar lo que es un proceso de mejora continua a nivel de toda la sociedad uruguaya”, dijo el ministro Paganini.

Categorías
En 2021, el galardón reconocerá proyectos en las categorías Comercial y Servicios, Edificaciones, Industria, Movilidad y Sector Público. El ministro anunció la novedad de que este año los premios se entregarán en dos grandes subcategorías transversales: medianas y grandes empresas, por un lado, y micro y pequeñas empresas, por otro.
“Hemos hecho esto porque creemos que las micro y pequeñas empresas deben animarse a presentar proyectos, que es valioso para todos, y también para ellos”, debido a la importancia que posee la eficiencia energética, consideró el secretario de Estado.
“Sabemos que en una coyuntura tan especial como es la debida al covid-19 hay, para todas las empresas e instituciones, grandes desafíos, pero al mismo tiempo también es una oportunidad para buscar alternativas para ahorrar y disminuir costos, y el MIEM quiere apalancar esos esfuerzos”, afirmó Paganini.
En este contexto, el ministro aseguró que la implementación de medidas de eficiencia energética resulta “muy importante para todos, y en particular para las pymes”, ya que colabora con la mejora de competitividad, al reducir los costos energéticos.
En tanto, el secretario de Estado agregó que en esta edición también se destaca la actualización de la categoría Movilidad. “Queremos que se presenten más iniciativas y proyectos, teniendo en cuenta que el potencial en eficiencia energética e investigación del cambio climático que hay en la movilidad es uno de las más significativos para el país”, señaló.
Esta categoría abarca medidas diversas, que incluyen las adoptadas para las flotas de las empresas o instituciones. Además, se toman en cuenta las acciones de sensibilización para el cambio cultural, así como los planes e infraestructura “para promoción de métodos y modos más eficientes”, desarrollados por instituciones públicas, instituciones educativas u organizaciones no gubernamentales.
El ministro agradeció también a las instituciones públicas y privadas que integran el comité evaluador que incluye, además del MIEM, a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), la Asociación de Ingenieros del Uruguay, la Cámara de Industrias del Uruguay, la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay, el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Turismo, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), la Sociedad de Arquitectos del Uruguay y la Universidad de la República.
Paganini afirmó que este abanico de instituciones muestra el “compromiso” público y privado “en este importante tema”.

Beneficios de la eficiencia energética
El director nacional de Energía, Fitzgerald Cantero, agradeció el apoyo a la gestión de esta temática de parte de las autoridades y el equipo del MIEM, y subrayó la relevancia de la eficiencia energética “para las organizaciones, las familias, las empresas y, por supuesto, para el sector público de nuestro país”. Cantero anunció también que existe en el MIEM una agenda “ambiciosa” para 2021 en esta área de trabajo.
“Nosotros creemos que la eficiencia energética es un compromiso de todos”, afirmó el jerarca. Por ese motivo, una de las misiones de esta administración es trabajar para que cada vez más organizaciones “vayan internalizando los conceptos de eficiencia energética y puedan aprovechar los beneficios que esta tiene”.
Cantero dijo que los testimonios positivos de las empresas reconocidas por el Premio Nacional de Eficiencia Energética “nos ayudan para generar esa conciencia tan necesaria e incorporar el hábito de la eficiencia energética”.
Desde el Gobierno, como implementador de políticas públicas, se busca generar “ese compromiso que lo que busca, nada más y nada menos, es la mejora en la calidad de vida de las personas”, dijo Cantero.
Esto incluye, en primer lugar, beneficios económicos, debido a la reducción de costos con el mismo nivel de confort, lo que redunda positivamente en la gestión de las organizaciones y la mejora la competitividad. Con ello, aumentan las posibilidades de “crecimiento y desarrollo de las empresas”, dijo Cantero.
A esto se suman los aspectos culturales. La conciencia acerca de la importancia de la eficiencia energética, añadió el director nacional de Energía, se traslada a las organizaciones y a la sociedad. Estos proyectos “generan una cultura que va volcando hábitos hacia la sociedad”, a través de la educación.
La eficiencia energética también redunda en ahorros para el sector público, al “retrasar las inversiones en nuevas máquinas de generación”. Se trata de una “visión de futuro” que “permite ahorrar a todo el país”, indicó Cantero. Otro “aporte esencial” de la eficiencia energética es su impacto positivo hacia el ambiente. Por ello, dijo el jerarca, es importante reproducir estos proyectos en todo el país. De este modo, Uruguay podrá cumplir los compromisos asumidos en la materia.
“Este premio […] genera visibilidad, genera reconocimiento, y eso es bien importante para llevar adelante este objetivo que tenemos de poder concientizar y profundizar el concepto de la eficiencia energética en todas las organizaciones”, aseguró Cantero.
En el evento, representantes de empresas ganadoras en la edición pasada relataron la importancia de la eficiencia energética para sus organizaciones, tanto en el ahorro económico como en el impacto en el ambiente y en la cultura que estas acciones representan.
El MIEM invita a todas las organizaciones del país, independientemente de su tamaño, a leer las bases y plazos de presentación de postulaciones del Premio Nacional de Eficiencia Energética.