fuecysLa movilización realizada ayer por Fuecys en Maldonado culminó con una concentración en la explanada de la estación de servicio Petrobras de la avenida Roosevelt, donde los militantes insultaron a las trabajadoras del lugar.

El sindicato realizó ayer un paro parcial en todo el territorio nacional como protesta contra despidos concretados en la empresa Motociclo, contra la “coacción” de la cadena de supermercados Disco, Géant y Devoto por hacer trabajar a sus empleados el 1º de mayo, el caso de acoso sexual registrado en Tienda Inglesa y el conflicto desatado en la estación Petrobras.

En ese lugar los militantes lanzaron todo tipo de descalificativos e insultos tanto hacia los propietarios de la firma como a las empleadas que no se sumaron al paro.

Alrededor de 200 militantes de Fuecys, apoyados por integrantes del SUNCA, descargaron toda su ira contra la firma, a la que acusaron de despedir a una de sus empleadas por motivos sindicales.

Los militantes también insultaron y cuestionaron a las empleadas de la estación de servicio que ayer no se plegaron al paro. Se trata de empleadas que días atrás no se unieron a la ocupación resuelta por el UNTRMA y que además reclamaron en la justicia su derecho a trabajar.

Advertencias

Durante la movilización de la víspera, la dirigencia de FUECYS advirtió que profundizará sus medidas de protesta y movilización si la estación de servicio no toma a la empleada despedida, si Motociclo mantiene firme su decisión de despedir cien empleados y si continúan las medidas represivas que lleva adelante el directorio de los mencionados supermercados.

La movilización comenzó a media mañana de ayer en el centro de Maldonado. Los manifestantes se concentraron y marcharon hacia donde se encuentra uno de los supermercados de la avenida Roosevelt de la capital departamental. Luego tomaron por la misma vía de tránsito hacia el este para congregarse en la estación de servicio Petrobrás.

En la explanada de la estación los encargados de la organización montaron un escenario arriba de una camioneta. Mientras los militantes insultaron a las trabajadoras, uno de los oradores las calificó de “confundidas” por no plegarse a la protesta y haber resistido la ocupación de la firma. Las empleadas de la estación aguantaron de manera estoica y con alguna sonrisa cuando los militantes más enfervorizados las insultaban con agresivos cánticos.

 

Contenido publicitario