El subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff, anunció que para la próxima temporada de cruceros, que se inicia en los próximos días, se aguarda la llegada de más de 200 escalas -o atraques-, por lo que se superarán los registros del período anterior. El jerarca informó que la oferta en esta modalidad se fortalece con la visita de los cruceristas a bodegas y almazaras.
“En la temporada 2020-2021 Montevideo contará con una terminal de cruceros en la actual sede del Ministerio de Turismo, en el ex edificio Santos”, recordó Liberoff el jueves 10. El jerarca participó en el marco de la III Conferencia Hemisférica sobre Turismo, Puertos Interiores e Hidrovías, Servicio a Buques y Control de la Navegación, que se desarrolló en Montevideo hasta el viernes 11.
“La próxima temporada se iniciará el presente mes y aspiramos a superar nuevamente los 200 amarres (del período 2013-2014), con 134 en Montevideo y 70 en Punta del Este”, señaló. Aunque en este último el número puede fluctuar en función de las condiciones climáticas, debido a que, a diferencia del puerto capitalino, los cruceristas son trasladados desde el buque a tierra firme enlanchas auxiliares (tenders), aclaró.
Liberoff reiteró que “muchos vienen como turistas y eso nos permite posicionarnos y promocionarnos”. Además, destacó que en los últimos años se consolidó la presencia de más de 100.000 brasileños por año en esta modalidad.

Tarjeta
“Desde el punto de vista de las compras turísticas, entre quienes llegan en cruceros son más importantes los tripulantes que los propios cruceristas, porque compran más que los turistas convencionales”, observó. “Para este año, estamos intentando lograr (implantar) una tarjeta de beneficios para los tripulantes, a efectos de que puedan invertir más dinero en sus compras en el país”, adelantó.
“El crucerismo nos permite diversificar los mercados y, al mismo tiempo, contribuye a que sectores laborales tengan otras oportunidades de trabajo, y eso para nosotros es muy importante”, agregó.
Liberoff destacó que, a diferencia de lo que sucede en la mayoría de los puertos a los que arriban los cruceros, en Montevideo y Punta del Este, los cruceristas tienen la posibilidad de acceder a una bodega en 35 minutos una vez que descendieron. El subsecretario dijo que se está conviniendo con establecimientos de aceite de olivo incluir la visita a sus almazaras, lo que ampliaría las oportunidades laborales, apuntó.
Entre diciembre de 2018 y abril de 2019 arribaron 146 cruceros a Montevideo (55%) y Punta del Este (45%) y descendieron a tierra 256.000 visitantes. El gasto total de estos visitantes superó los 9,5 millones de dólares, lo que representó un gasto per cápita de 37 dólares.