bebe1

 

Un grupo de madres de niños y niñas del Centro de Atención a la Primera Infancia y la Familia (CAPI) en Pan de Azúcar, participó en Maldonado de la Feria Departamental de Clubes de Ciencia. Allí elaboraron una investigación, de corte social, que reveló la persistencia de valores conservadores y prejuicios sobre los roles de género en la ciudad.

Las mujeres participaron en la categoría “Horneros” de la Feria Departamental que este año el Ministerio de Educación y Cultura organizó en la sede del Centro Universitario Regional Este (CURE). La presentación titulada “Mujer y maternidad en Pan de Azúcar. Una oportunidad para pensarnos como mujeres transitando la maternidad”, fue el resultado de una serie de talleres en que el grupo expuso y trabajó sus dificultades para desarrollar diferentes roles en la sociedad.

“Investigar este tema fue una necesidad planteada por las mamás. Algunas de manera presencial y otras a través de las redes sociales, para poder cumplir con otras obligaciones, repasaron sus experiencias de vida, analizaron la historia de la mujer, la maternidad y cómo es ser madre en el siglo XXI”, expresó la directora del CAPI, Carmen Funes, al área de Comunicaciones de INAU.

La investigación no tuvo la rigurosidad de un método científico, pero sí la dedicación y el interés de estas mujeres por identificar sus derechos, reconocer los factores que los limitan en la ciudad donde viven y trabajar juntas para revertir esa situación.

“Encontraron que en Pan de Azúcar prevalecen valores y prejuicios respecto a la maternidad. Las mujeres son situadas como las primeras en los cuidados y la crianza. Ellas sienten que no está bien visto que deleguen esos cuidados o maticen su rol de ama de casa y esposa con otras facetas de su vida como mujeres”, resumió Funes.

Contención

Con el apoyo de la orientadora Lucía Capelán, esos sentimientos y conclusiones de mamás jóvenes, muchas primerizas, sobre las dificultades para vivir “en una ciudad conservadora”, se plasmaron en leyendas. Conjugadas con los resultados de talleres de plástica y expresión impartidos por el CAPI, integraron la presentación montada en el stand 37 de la feria.

“El evento resultó una vía para introducir una problemática que, sin estar ligada directamente a un objetivo científico, requiere de análisis, acciones y contención”, concluyó Funes, satisfecha con los resultados de la exposición y con el interés de las mujeres en continuar explorando vías para ejercer sus derechos en libertad.

Contenido publicitario