miketyson

Pasó mucho tiempo desde que en apenas algunos segundos mandaba a la lona a sus adversarios.  Él mismo recuerda que su récord de demorar en  noquear a un contrincante aún se mantiene vigente, nueve segundos. El silencioso y noqueador campeón, Mike Tyson, se muestra como una suerte de león herbívoro respecto a los años que ostentaba el cinturón de campeón mundial de  la categoría pesos pesados. Además, más locuaz y tranquilo a la vez. ¿La diferencia? Ahora recorre el mundo presentando su unipersonal “Irrefutable verdad”. El sábado lo hizo en el salón “Punta del Este” del hotel Enyoy Conrad.

El unipersonal fue seguido por una gran cantidad de fans del campeón que le festejaron cada uno de sus comentarios. Incluso aquellos irreproducibles por cuestiones de gusto.

El periodista argentino Germán Paoloski y su pareja, la actriz Sabrina Garciarena, el relator Alberto Kesman, entre otros, presenciaron el espectáculo del ex boxeador. Tyson apareció en el escenario aclarando que era su primera presentación en inglés con subtítulos en español.

El unipersonal

De entrada nomás, dejó tranquilos a los presentes asegurando que todos saldrían con sus dos orejas, al recordar el incidente con Evander Holyfield, con quien, según relató después, se volvió a amigar. También se refirió a su infancia marcada por la miseria y por su madre prostituta que llevaba su trabajo a su casa. De su padre cafishio y por qué su apellido es el de un taximetrista.

Luego recordó sus épocas de infantojuvenil y de cómo fue a parar a un reformatorio juvenil donde fue salvado por su héroe, el italiano Cus D’Amato. Una historia por todos conocidos.

Luego el infierno que vivió como boxeador cuya fortuna de 400 millones fue dilapidada o consumida por sus enemigos de siempre: su ex esposa Robin Givens, el polémico manager Don King y a quien acusó de haberle robado 150 millones de dólares.

Al respecto, Tyson reveló el insólito encuentro que tuvo con King en la Florida cuando éste aceptó devolverle 40 millones de dólares. Tyson recordó que había viajado en un avión de King consumiendo cocaína. El manager lo recogió en su auto. Tyson se sentó en el asiento trasero mientras que King estaba al volante. Molesto por el robo y afectado por el consumo de cocaína, Tyson golpeó a King lo que generó el vuelo del automóvil.

Al respecto, Tyson explicó a los presentes cómo dilapidar una fortuna de 400 millones de dólares. 150 de esos millones fueron robados por King. El resto lo gastó en mantener 40 novias y sus correspondientes gastos e hipotecas. Sus mansiones con tigres y bancar alrededor de 100 prostitutas. Todo en medio de un bacanal consumo de drogas.

Rutina puntaesteña

Tyson llegó el viernes al aeropuerto internacional “Punta de Este” en un vuelo desde Buenos Aires. Horas después brindó una conferencia de prensa. Luego de la misma subió a la suite en el Enyoy Conrad donde se alojó junto a su esposa, Kiki, autora del guión de su presentación. El show de Tyson suma un montaje audiovisual que contó con el asesoramiento del mismísimo Spike Lee.

En las primeras horas de la noche, Tyson sorprendió a otros huéspedes del complejo al ingresar al spa del mismo. Al rato regresó a su habitación y no se le volvió a ver por el hotel. El sábado lo encontró disfrutando de un copioso desayuno en su suite. El completo gimnasio del complejo fue su siguiente parada.

Alrededor de las 11:30, el ex campeón de los pesos pesados, abandonó el hotel y junto a su esposa salió a caminar por la rambla de Punta del Este. Su presencia pasó inadvertida para las miles de personas que a esa hora disfrutaban de la mañana puntaesteña. El propio Tyson también se sorprendió de la inesperada intimidad que Punta del Este brinda a sus ocasionales visitantes. Por famosos que sean.

A la hora de alimentación, el dos veces campeón del mundo de peso pesado no se privó de nada. Durante el fin de semana recorrió el menú del complejo. Platos de todo tipo. Pollo a la parrilla, ojo de bife bien cocido y lomo a la pimienta con el mismo punto que el anterior. Luego saltó a otros exquisitos platos como el salmón también a la parrilla y sándwich de salmón. Algunas de las carnes las acompañó con papa al plomo con manteca o ensalada de palta con tomate y lechuga. Arroz integral fue otra de las opciones. Nada de alcohol. Jugo de naranja y agua con y sin gas.

Foto: gentileza R. Figueredo

 

 

Contenido publicitario