pinos

 

Una vecina del barrio Jardines de Córdoba dijo haber agotado todos los recursos ante las autoridades para que un grupo de árboles muertos sean cortados antes de que se desplomen sobre su vivienda. La mujer refirió que se trata de al menos 8 pinos de gran porte que crecieron en un predio lindero a su propiedad y hace un tiempo fueron quemados por un rayo. Dada su situación, uno de ellos ya cayó al suelo un día de temporal y los demás están a punto de caer sobre su vivienda. Sin embargo, ninguna autoridad oficial dice tener competencia en el asunto.

La mujer dijo que en primer lugar, hace un buen tiempo ya, dio aviso a los bomberos. Los funcionarios elaboraron un parte y le dieron una copia -que cuesta dos mil pesos, para presentar en la comuna. Pero la IDM alegó que no puede sacar los árboles porque se encuentran en un terreno privado. Así las cosas, la señora -y todos aquellos que acostumbran pasar por las inmediaciones- deben rogar al cielo que los árboles no les caigan encima.

Contenido publicitario