La empresaria inmobiliaria “Nana” Lavagna celebró ayer ante micrófonos de FM Gente que, merced a las excepciones a la normativa edilicia que dispuso el actual gobierno comunal, Punta del Este y toda su zona de influencia están recuperando un ritmo de trabajo inmobiliario “acelerado”. A su juicio, los valores que se manejan para los apartamentos nuevos, seguramente llevarán a la baja el precio de los usados. Por lo demás, comentó que la situación podría traer más problemas en materia de tránsito e infraestructura en la península.
La empresaria señaló que el año “empezó movido, con el lanzamiento de muchos edificios, proyectos nuevos. Asombra la cantidad que hay. Ayer venía de José Ignacio y conté como seis nuevos”, destacó.
A esos se suman los proyectos que hay sobre la Mansa y el World Trade Center previsto en Gorlero, lo que, a su juicio, indica que Punta del Este está retomando “su ritmo inmobiliario acelerado”. “Todo esto es producto de las excepciones que se hicieron, y que tienen un plazo. Si no se construye, caen. Pero esto es el impulso que la ha dado esta administración a la construcción”, indicó. Los impulsores de los proyectos con excepciones, más de 30, tenían tiempo hasta el 31 de diciembre pasado para iniciar las obras.
La empresaria aclaró que no sabe si se está vendiendo mucho y que se manejan precios de hasta 3.500 dólares el metro cuadrado de construcción. Sin embargo, dijo que haber oído de ventas que se han concretado “en el pozo”, como 40 apartamentos en el edificio denominado Chateau Fendi.
“No sé si son inversores o no, o si son compradores finales. Lo que sigue siempre activo es el producto ya terminado, para lo que se maneja un precio menor que en el caso de los nuevos. La gente está optando por edificios terminados, que están a 3.000 dólares”, indicó.

Inmigrantes
Lavagna informó que los apartamentos nuevos, que se entregarían a sus propietarios en 2020 o 2021, se venden con una entrega del 30%. El resto de su precio total se financia a cuatro o cinco años.
Además, consideró que los apartamentos usados, al menos en algunos casos, van a tener que bajar. “En las casas, el precio ha bajado, aunque no mucho. En la Mansa, por la proximidad de los colegios, el interés sigue firme. En la Mansa siempre tenemos compradores, consumidores finales. Entre 400 y 700 mil dólares; no más de eso. Y son montevideanos que se vienen; y hay muchísimos argentinos que se vienen a vivir; y si no, jubilados”, indicó.
A su parecer, esto llevará en pocos años “no solo a un desarrollo inmobiliario sino también comercial de Punta del Este, que va a estar buenísimo”. No obstante, estimó que este crecimiento ocasionará falta de estacionamientos y problemas en la infraestructura del balneario. “Ya hay veces que no se puede salir de la península”, añadió.
El año pasado Lavagna causó cierta sorpresa en el medio local cuando se manifestó dispuesta a contratar empleados extranjeros. Ahora afirmo que esta realidad ha ido en aumento en todo el país. “Yo ahora tengo un venezolano y un brasilero, que es buenísimo y habla portugués perfecto, por supuesto. Y van a venir otros dos venezolanos. Tienen un nivel y una humildad muy grande para trabajar. Y ganan como cualquier uruguayo. Pero tienen otra actitud frente a la vida”, destacó.

Contenido publicitario