Un tribunal de alzada rechazó el pedido de arresto domiciliario solicitado por un recluso que padece una patología preexistente –asma crónica- para quien, a su juicio, la reclusión en la cárcel lo hace vulnerable ante un eventual contagio de coronavirus – covid 19.
El sujeto fue recluido en la cárcel de Las Rosas según decisión de la jueza letrada de ejecución y vigilancia de 1º turno de Maldonado, doctora Mercedes Reyes de Salterain. La magistrada le imputo un delito de “tenencia no para consumo de sustancia estupefaciente”, según sentencia interlocutoria del pasado 30 de marzo de 2020.
El abogado defensor Gonzalo Sánchez interpuso un recurso de apelación contra esa resolución argumentando que su cliente tenía el citado y prevalente problema de salud. “En atención a lo informado y a que se tiene conocimiento de que no hay casos actualmente de COVID 19 en el centro de reclusión, estando en comunicación permanente con el director de la Unidad Nº 13, además de que el penado no tiene ninguna patología que amerite que cumpla prisión en su domicilio, no se hace lugar a lo solicitado”, contestó la magistrada.
Contra esa resolución, el defensor interpuso la vía recursiva de reposición y apelación señalando su contrariedad contra la aseveración de la jueza acerca de que su defendido no padece de enfermedad prevalente alguna. Fue la propia defensa, aseveró el asesor legal, quien advirtió a la sede que el citado recluso sufre de asma crónica y que por esta razón es vulnerable ante un eventual contagio de coronavirus. Sánchez precisó que el artículo 7º de la Constitución dispone un orden jerárquico de derechos siendo la vida el más importante de todos. Por esta razón, convendría su arresto domiciliario ya que su enfermedad lo toma como una víctima mortal del virus.

Revisión
Ante el planteo de la defensa, la médica forense Silvia Costa revisó al recluso. “Concurre con historia clínica del centro penitenciario. En la misma no constan patologías crónicas. El periciado refiere ser asmático y que usa beta dos adrenérgicos, (broncodilatadores inhalatorios). No (tiene) internaciones hospitalarias de ningún tipo. Refiere no tener casi consultas en el centro de asistencia de ASSE por el asma. Crisis leves que ceden con los inhaladores comunes. Nunca visto por un neumólogo. Por lo tanto, se clasifica como asma enfermedad leve. Dada la clasificación de la enfermedad, no cumple con criterios de difícil manejo o severidad de la enfermedad que le harían población de riesgo para contraer infección por SARS COV 2. Está apto para permanecer en el centro de reclusión”, sostiene el informe de la galena legal. Ante el informe forense, el tribunal de alzada confirmó la sentencia dictada el pasado 30 de marzo pasado.

Contenido publicitario