pasillocarcel

 

La cárcel de Las Rosas tiene por estos días alojados a 691 internos, es decir casi 200 más de los 496 que alojaba el 28 de febrero de 2012. Ese día, el ministro del Interior Eduardo Bonomi encabezó el acto donde se inauguraron las 272 nuevas plazas construidas. Esa ocasión fue la primera vez, en muchos años, que la cárcel tuvo más plazas que reclusos, dado que eran frecuentes los problemas de hacinamiento de reclusos. Pero la historia vuelve a repetirse.

En Las Rosas se alojan delincuentes procesados y condenados por todo tipo de delitos: pero el número de encarcelados por narcotráfico, homicidios, secuestros, copamiento y rapiñas es alto. La realidad carcelaria en Maldonado comienza a exhibir muestras de hacinamiento desde agosto del año pasado. El hecho fue denunciado en su momento por los tres defensores de oficio del departamento, María Eugenia Elso, Alicia de Lourdes y Roberto Arrospide.

Los tres defensores formularon una denuncia por hacinamiento, falta de comida y de tratamiento médico en ese centro penitenciario. Solicitaron al juez Marcelo Souto que “se dispongan las medidas pertinentes a los efectos de salvaguardar la integridad física de la población reclusa del establecimiento carcelario”. Luego de una investigación de la sede penal de 10º Turno de Maldonado, el caso fue archivado.

Más controles, más presos

El incremento en el número de reclusos se explica en parte por el aumento en las detenciones derivadas de los “operativos de saturación” realizados por la Policía de Maldonado, al mando del jefe Erode Ruiz.

Se espera que en poco más de un año comience a funcionar el sistema de cámaras de seguridad en todo el departamento, luego de un acuerdo entre la Intendencia de Maldonado y el Ministerio del Interior. El costo de las cámaras es de US$ 20 millones de dólares y será financiado mediante una tasa que se aplicará a todos los padrones del departamento. La puesta en funcionamiento del sistema correrá por cuenta de una empresa israelí.

Contenido publicitario