afaneEl juez Gerardo Fogliacco dejó en libertad el pasado sábado a los dos hombres detenidos por el caso del homicidio del empresario chileno Alejandro Von Graevenitz, ocurrido en la mañana del viernes en su establecimiento de Laguna del Sauce.

El último de los liberados es el encargado del hostel propiedad de Graevenitz en la zona, quien fue indagado por las presuntas diferencias que existían entre ambos. En las horas previas recobró la libertad el otro hombre detenido por los investigadores del crimen.

La Policía mantiene la principal línea de investigación hacia el entorno del occiso porque, entre otras cosas, no hubo robo alguno, ni de pertenencias ni de dinero en efectivo.

La Policía aguarda el resultado de las pericias de laboratorio realizadas sobre las muestras encontradas en el cuerpo de la víctima y en la escena del crimen.

Alejandro Von Graevenitz, de 58 años, falleció en la mañana del viernes en el centro de Salud Pública de Pan de Azúcar.

Tanto el juez de la causa como la magistrada y los efectivos a cargo del caso investigan el entorno íntimo del individuo para identificar al responsable del homicidio

Von Gravenitz fue hallado agonizando en el piso de uno de los depósitos de su chacra de Laguna del Sauce por una de sus clientes norteamericanas.

La chacra se encuentra a la altura del kilómetro 106 de la ruta Interbalnearia y es visible por el gran cartel que anuncia la venta de arándanos cosechados en el lugar.

Golpeado

Una ciudadana estadounidense encontró al productor chileno en medio de un charco de sangre; tenía graves heridas en el cráneo y en el rostro producidas por un objeto contundente, presumiblemente un palo. El herido fue conducido al centro asistencial de Pan de Azúcar donde falleció a pesar de que médicos y enfermeros hicieron los máximos intentos para salvarle la vida. En principio fue descartado el móvil del hurto. No fueron robadas ninguna de sus pertenencias, ni siquiera algunos electrodomésticos, que eventualmente podrían haber generado algún rédito económico para el autor del homicidio.

Las heridas sufridas por el chileno fueron producidas por alguien que reaccionó con un impulso de ira y ferocidad a partir de una discusión del momento, estiman los investigadores.

Tanto en la presunta arma homicida como en el cuerpo del occiso existen elementos que, luego de enviados al laboratorio de la Policía Científica, podrían identificar al autor del hecho. El juez de la causa, Gerardo Fogliacco y la fiscal Brenda Puppo junto al jefe de Policía de Maldonado, Erode Ruiz y otros funcionarios estuvieron en el lugar donde fue encontrado el ciudadano chileno.

Al mismo fueron conducidos dos hombres, uno de 33 y otro de 54 años que mantuvieron relaciones laborales con el occiso. En tanto, otro exempleado, que mantiene una demanda laboral contra Gravenitz, también fue interrogado por efectivos policiales y por el propio magistrado a cargo del caso.

Von Gravenitz suministraba arándanos a la colonia de ciudadanos estadounidenses que residen en el departamento de Maldonado. Su deceso causó gran conjoga entre los mismos como también sorpresa por el feroz ataque sufrido por la víctima.

Von Gravenitz era nacido en Chile pero tenía nacionalidad argentina por haber residido muchos años en el vecino país. Sus tres hijos residen en Australia, aunque una de sus hijas se encontraba en la zona.

Relaciones

Von Gravenitz mantuvo relaciones con varias mujeres, entre ellas algunas estadounidenses y hasta una tailandesa. Esta última trabajó durante un buen tiempo en su predio y luego regresó a su país. Lo mismo ocurrió con las restantes mujeres a las que involucraba en sus negocios. Von Gravenitz también regenteaba un hostel ubicado a corta distancia de la chacra de la ruta Interbalnearia.

En el caso trabajan dos dependencias de la Jefatura de Policía de Maldonado. Una es la Secciona Undécima de Piriápolis. La otra la Dirección de Investigaciones, ambas con jurisdicción en el caso.

Foto: archivo

Contenido publicitario