El magistrado Penal de 10° turno dispuso la condena de Federico Trasante Techera, de 22 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de hurto agravado, en grado de tentativa, a sufrir la pena de seis meses de prisión, de cumplimiento efectivo. Otro tanto dispuso para Diego Cabral Olivera, de 26 años, poseedor de antecedentes penales, acusado del mismo delito. Ambos cumplirán la pena en régimen de libertad vigilada bajo las condiciones impuestas.
El caso tuvo lugar el pasado 28 en un edificio ubicado en Bulevar Artigas y Biarritz, de donde los individuos huyeron con objetos en una mochila. Los visualizadores del Centro de Comando Unificado los vieron caminando por el Bulevar y ambos fueron detenidos. La Fiscalía el magistrado se encargaron del resto.

Robo en finca
El juez también dispuso la condena de Roger Píriz Vera, de 28 años, poseedor de antecedentes penales y de Cristina Inés Trujillo Cáceres, de la misma edad y también con antecedentes, como autores penalmente responsables de un delito de hurto agravado por la pluriparticipación en grado de tentativa. Trujillo cumplirá la pena de doce meses de prisión y Píriz estará catorce meses encerrada.
El pasado 28 ambos robaron varias antigüedades de bronce y porcelana en una finca ubicada en Arturo Santana y Román Guerra. Al arribo del móvil policial, los autores huían por calle 18 de julio, llevando consigo un bolso con los efectos hurtados.

Condena y multa por daños
Un hombre de iniciales M.P. de 19 años fue hallado autor penalmente responsable de un delito de daño y deberá pagar una multa de setenta unidades reajustables. El día 27 la Policía fue alertada de la presencia de personas extrañas en una finca de las calles 19 de abril y Avenida Aiguá. Efectivos policiales constataron luego daños en una cerradura. Había dos personas durmiendo dentro de la casa. La justicia competente dispuso el cese de la detención de la mujer y la condena del muchacho.

Condenado
El magistrado Penal de 10° turno también dispuso la condena de Agustín Maldonado Borba, de 24 años, poseedor de antecedentes penales, por la autoría de dos delitos de hurto especialmente agravados y un delito de violación de domicilio en régimen de reiteración real. Deberá cumplir la pena de catorce meses de prisión.
El día 27 la policía fue alertada de que un sujeto intentaba ingresar a una finca ubicada en Camino Lussich. En minutos el hombre fue detenido y condenado después de que la propietaria de la casa radicara la denuncia correspondiente. A su vez, el detenido se encontraba relacionado con dos hurtos más, cometidos en fincas cercanas.

Tráfico interno de municiones
En tanto, una mujer de iniciales M.A.R.S., de 31 años, fue hallada autora penalmente responsable de un delito de tráfico interno de municiones. Cumplirá la pena de cinco meses de penitenciaría en régimen de libertad vigilada.
El día 9 de marzo personal de la Guardia Republicana concurrió a la calle Los Caciques y Bambú a causa de un desorden en la vía pública. Al arribar al lugar, los efectivos vieron a una pareja discutiendo y notaron que la mujer, al notar la presencia policial, sacó de entre sus ropas un puñado de cartuchos que arrojó al suelo, conjuntamente con una cuchilla. Seguidamente, al registrar a estas personas, se logró hallar un total de 13 cartuchos calibre 7.62 y 16 envoltorios de sustancia blanca.
El día 10 la Policía recibió la orden judicial de detener a la mujer, lo que se hizo efectivo el día 28.

Hurto aclarado
El juez Penal de 4to Turno dispuso la condena de Juan Gabriel Maidana Repetto, de 18 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de hurto especialmente agravado, a la pena de trece meses de prisión, de cumplimiento efectivo con descuento de la detención sufrida.
El pasado 1º de marzo se cometió un hurto en una finca del Barrio Los Aromos, ubicada en Benito Nardone y Sierra de los Caracoles, de donde sustrajeron una bicicleta y otros objetos.
Según lo investigado y analizadas las cámaras de videovigilancia del Centro de Comando Unificado, se advirtió que el ahora condenado no sería ajeno al hecho. La justicia competente dispuso su detención, que se hizo efectiva el día 25 ppdo. cuando personal del Área de Investigadores del Distrito II concurrió a una fábrica abandonada donde pernoctan personas en situación de calle.