El Tribunal de Cuentas de la República observó el gasto de $9.169 de la Intendencia de Maldonado para indemnizar a una pareja por la pérdida del termo, el mate, la bombilla y la pantalla del celular en un accidente registrado el 26 de agosto de 2018 en las aerosillas del Cerro San Antonio de Piriápolis.
Según la resolución del organismo de contralor administrativo estatal, la Intendencia de Maldonado le remitió los antecedentes registrados en el incidente ocurrido dos años atrás: Dos meses después del incidente, el 4 de octubre de 2018, una pareja se presentó ante la Intendencia de Maldonado reclamando ser resarcida por los daños materiales y físicos sufridos cuando se encontraban en una de las aerosillas del sistema existente en la ladera oeste del mencionado cerro. Los daños fueron físicos y materiales, según el escrito presentado por la pareja.
En la ocasión, adjuntaron a la misiva el informe médico que acreditó las lesiones sufridas en el incidente. Además, reclamaron la indemnización por los daños materiales y otros resultantes del incidente: el mate, la bombilla, la pantalla del celular, el último día de arrendamiento y días de licencia de uno de los dos. Empero, no especificaron el monto total. El día 7 de octubre la Dirección General de Hacienda autorizó el pago de $ 9.169 a los reclamantes, por concepto de indemnización por el siniestro anteriormente referido

Gasto observado
En tanto, el Tribunal de Cuentas de la República por resolución del 23 de octubre del 2019 acordó observar el gasto en razón de que no se había solicitado la anuencia de la Junta Departamental, en contravención a lo dispuesto por el numeral 11 del artículo 35 de la Ley Nº 9.515.
Además, porque el gasto fue imputado a rubro sin disponibilidad presupuestal suficiente, vulnerando lo previsto por el artículo 15 del TOCAF que establece que “no pueden comprometerse gastos de funciona-miento o de inversiones sin que exista crédito disponible”.
Como consecuencia de esto, la Intendencia, por Resolución 9361/2019 del 03/12/2019, dispuso reiterar el gasto aduciendo en rigor no existió transacción al no suscribirse ningún documento por escrito y que es inaplazable realizarlo.
Sobre este punto, el Tribunal de Cuentas de la República consideró que de acuerdo al artículo 475 de la Ley 17.296 establece que los ordenadores de gastos y pagos, al ejercer la facultad de insistencia o reiteración que les acuerda el literal B) del Artículo 211 de la Constitución de la República, deben hacerlo en forma fundada, expresando de manera detallada los motivos que justifican a su juicio seguir el curso del gasto o pago.
Sin perjuicio de esto último, que no consta el documento en el que se consigna el acuerdo alcanzado, es-tán presentes todos los elementos propios de una transacción extrajudicial y, por lo tanto, se analizó el cumplimiento de la normativa que las regula.
En consecuencia, el Tribunal de Cuentas de la República sostuvo que argumento esgrimido por la Inten-dencia respecto a la naturaleza jurídica del acuerdo no es de recibo.
Asimismo, el argumento restante refiere a la necesidad del gasto, por lo que no guarda relación con los causales de legalidad que llevaron a este Tribunal a observar el gasto; En definitiva, las razones de índole legal que ameritaron la observación del gasto permanecen incambiadas.
Por esta razón el gasto de unos nueve mil pesos fue observado por el Tribunal de Cuentas de la República.

Contenido publicitario