abusoNo pasa un solo día sin que se registre un caso de abuso sexual contra menores en alguna localidad del departamento. La situación no sólo conmueve a la población sino que preocupa. Incluso a los operadores judiciales, que deben acostumbrarse a tratar con situaciones muy complicadas. En los casos que han llegado a los juzgados en el último mes, los abusadores son familiares directos: padres, abuelos o tíos de las víctimas, todas ellas menores de edad.

Dentro de estas dramáticas situaciones de abuso contra niños y adolescentes, se incluyen la muerte de recién nacidos a manos de padres o allegados a sus familias, tal como ocurrió con el asesinato de Yamila Rodríguez, o de una bebé de apenas 49 días de vida.

María Eugenia Elso, defensora de oficio con 18 años de trayectoria en el Poder Judicial, dijo que hay “asombro y consternación” por el momento que se está pasando con este tipo de delitos.

“Desde el mes de noviembre hubo un aumento de denuncias por delitos sexuales que tienen como víctimas menores de edad. Todos los involucrados han sido procesados por atentado violento al pudor con prisión”, explicó. “Los operadores judiciales, jueces fiscales y defensores estamos asombrados, con todo esto”, afirmó la abogada.

Para la profesional, no hay una causa clara pero “en general, el advenimiento de las fiestas trae aparejado muchas denuncias en el ámbito familiar que, casualmente este año involucra delitos de tipo sexual y contra menores de edad. Otros años ha sido violencia doméstica. En algunos casos incluso han confesado, circunstancia muy extraña en este tipo de delito”, dijo Elso.

Denunciados

En el transcurso de esta semana, la jueza penal de 4° Turno, Adriana Morosini, remitió a la cárcel a un sujeto de 27 años imputado de reiterados delitos de atentado violento al pudor, especialmente agravados.

Este caso fue denunciado el pasado 12 de diciembre en la seccional 11ª de Piriápolis por los padres de una niña de 8 años.

Ambos acusaron a uno de sus familiares, primo del hombre de la pareja, por los reiterados abusos sexuales sufridos por su hija.

De acuerdo a su testimonio, el agresor esperaba que los padres de la pequeña se fueran a trabajar. Luego ingresaba al dormitorio donde sometía a la niña a todo tipo de manoseos y aberraciones sexuales.

Los padres dejaban a este hombre cuidando a la pequeña. El individuo se presentó el miércoles pasado en dependencias policiales donde reconoció la autoría del abuso. Durante el interrogatorio el individuo reconoció que había asaltado sexualmente a la niña en reiteradas ocasiones.

El 13 de diciembre la madre de una niña de 14 años denunció al abuelo en la Unidad Especializada de Violencia Doméstica de Maldonado, por haber abusado sexualmente de la menor. La jueza Morosini le imputó al sujeto de 58 años reiterados delitos de atentado violento al pudor.

El 13 de diciembre pasado, la jueza Morosini procesó con prisión a un hombre de 36 años a quien le tipificó un delito de atentado violento al pudor. Había sido acusado por su propia mujer de manosear a la hija de ambos, de 14 años. La mujer también sostuvo que su esposo habría violado a la otra hija, de 15 años.

La localidad de San Carlos registró tres casos de abuso sexual de menores en la misma semana a fines de noviembre. Son siete en lo que va del año.

Informe de la Suprema Corte

En el 70% de los casos el abusador sexual tiene alguna vinculación con la víctima menor de edad, según un informe de la Suprema Corte de Justicia presentado al Parlamento en noviembre de este año. El relevamiento sobre estas denuncias que llegan a la Justicia señala que 127 personas han sido procesadas desde 2010 por estos delitos. De ellos, un 88.2% era de sexo masculino.

Las denuncias por abuso sexual a menores se duplicaron en lo que va de 2014, en comparación con el año anterior. En un informe elaborado por El País a principios de este mes, se señalaba que las denuncias hasta fines de noviembre superaban las 100, contra las 59 registradas en 2013. “Un informe que fue elevado por el Poder Judicial nos señala que el 60% de estos casos ocurren en el interior del país”, había indicado en su momento Jorge Ferrando, vicepresidente del INAU.

Paysandú y Rivera son los departamentos en los que hubo más denuncias de este tipo de delitos. En Paysandú, al igual que en Artigas, Salto, Río Negro y Soriano, fueron identificadas redes familiares y de crimen organizado, como turismo sexual en zona terminal y en pasos de frontera. Las víctimas de esta región, en ocasiones, presentan como antecedente inmediato, situación de calle y trabajo infantiles.
En Rivera, así como en Cerro Largo, Treinta y Tres y Tacuarembó, se constató el intercambio por sexo en domicilios particulares y con participación de trabajadores zafrales, pero también con adolescentes en hoteles y pensiones. Según el informe, el 20% de las menores tienen 13 años o menos.

INAU recibe denuncias por el 0800 5050

El Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (Inau) hace saber, ante la consulta de ciudadanos, que existen varias vías para hacer llegar denuncias a la institución sobre la presencia de menores de edad en boliches y otras violaciones a las normas sobre niñez y adolescencia.

Está habilitada la línea gratuita 0800 5050 (línea azul) para denunciar no sólo la presencia de menores de edad en locales bailables sino todo tipo de acto que vulnere los derechos de niños, niñas y adolescentes o que contravengan las leyes que los protegen.

Además, está disponible un formulario en el sitio www.inau.gub.uy y en la sede central de INAU Maldonado para completar y plantear el caso al área de Espectáculos Públicos, encargada de la fiscalización de los centros nocturnos.

Paralelamente continúa en curso un llamado para cubrir cargos de inspectores residentes en el departamento de Maldonado, con el objetivo de optimizar el servicio de respuesta.

Contenido publicitario