tigreviejo

En una misiva que difundió ayer públicamente, la Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado (Socobioma) lamentó la lentitud con la que, a su juicio, la Intendencia de Maldonado y la Alcaldía de San Carlos llevan adelante los trámites necesarios para terminar con el cautiverio de los animales silvestres y cerrar el zoológico del Parque Medina.

Hasta hace algo más de dos años, Socobioma manejaba un centro de rehabilitación de animales con problemas y contaba con un espacio cedido por la comuna. La ONG dijo luego que cerró por “falta de apoyo”, mientras que la comuna argumentó que la ONG no podía invertir 3.600 dólares mensuales solo para curar a dos lobos marinos como hacía por entonces. Los desacuerdos llevaron al cierre del predio que usaba la entidad.

En la misiva de ayer, la ONG señaló que cuando cerró el área de rehabilitación de animales silvestres recorrió “varios zoológicos de Uruguay para tratar de alojar a los animales” que había curado hasta entonces “de forma permanente, debido a que los daños físicos que sufrían les impedían vivir libres en la naturaleza”. “Ver cómo las mismas especies que durante más de diez años estuvimos rehabilitando y que reinsertamos, estaban en jaulas de por vida, en condiciones pésimas, tanto físicas como de comportamiento; lobos marinos condenados a vivir en piscinas de agua dulce y en mal estado (pues no cuentan con las condiciones técnicas ni de infraestructura), sin posibilidades de elegir qué comer y limitados a un espacio muy pequeño; ver a los gatos montes deprimidos, con heridas sin tratar, dando vueltas en círculos por los límites de su pestilente jaula, realmente es muy triste. Flamencos impedidos de migrar, por las alas mutiladas. Un tigre agonizando, un león con un hueso expuesto en el borde de su cola, muchas cosas terribles contemplamos cuando nos vimos obligados a conocer la vida de los zoológicos y en este caso en particular el del Parque Medina”, dijo la misiva.

No pare de sufrir

“Por estos motivos fue que emprendimos nuestro viaje pidiendo el cierre del Zoológico Parque Medina”, explicó la ONG. “Es increíble que el dinero de nuestros impuestos, se destine a mantener a estos animales en el sufrimiento. Es que los zoológicos como tal realmente son una pérdida de dinero y de vidas, están lejos de educar. ¿Creen que la gente que visita un zoo sale informada o con conceptos claros de los animales que ven y por qué están ahí?”, preguntó el mensaje.

“Comenzamos convocando a personas con el mismo sentimiento, intercambiando ideas, luego de constatar que nuestra postura no era tan descabellada logramos juntar cerca de cuatro mil firmas de personas que claman por lo mismo, el cierre como del zoológico Medina y zoológico Pan de Azúcar. El gobierno municipal del período 2010-2015 no estaba de acuerdo con esta idea de reconversión y menos de liberación de los animales autóctonos. Los trámites realizados por otra ONG de Montevideo, para trasladar al tigre y el león se vieron entorpecidos por esta postura de no cederlos a un santuario. El tigre, un animal viejo, no logró resistir a esta espera y murió. En rechazo a esta situación organizamos una concentración frente al zoo, donde los ciudadanos pacíficamente concurrimos. Fue así que uno días antes se logró la firma para permitir la salida del león rumbo al santuario. Pero nunca se hizo la solicitud de traslado de parte de la alcaldía de san Carlos ante la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre (Cites)”, afirmó.

Otra voluntad

“El tiempo pasó, las autoridades cambiaron y fue necesario iniciar los trámites nuevamente. Con el nuevo gobierno tanto de la Alcaldía de San Carlos, como el gobierno departamental, las cosas cambiaron. Al parecer tienen voluntad política por reconvertir el zoo, liberar los animales autóctonos y enviar a santuarios o a lugares mas adecuados a los animales exóticos. Por este motivo a fines de julio comenzamos con varias reuniones con los diferentes representantes del gobierno de San Carlos y Maldonado”, informó.

Socobioma dijo que teniendo en cuenta su experiencia y formación profesional y gracias a que contaba con técnicos en esta materia propuso “tres etapas para que los animales pudieran volver a la naturaleza o ser dirigidos a santuarios: la primera etapa, consiste en la liberación de los autóctonos. Esta es la de menor complejidad e incluso algunos pueden liberarse desde áreas próximas al zoológico. De nuestra parte ofrecimos los contactos de campos particulares, reservas privadas y áreas protegidas públicas donde se recibirán todos los animales autóctonos”, indicó.

Sin embargo, dijo que “han pasado ya más de 4 meses” y no está claro por qué motivos esa etapa no se ha cumplido. “Por un lado, la alcaldía espera por un pronunciamiento escrito del Intendente, y por otro lado, el Intendente dice aprobar esta medida pero necesita el aval por escrito de la alcaldía de San Carlos. A nuestro entender este tema es muy lento y burocrático”, alegó.

“Hace cerca de un mes murió una de las dos lobas marinas, previo a su revisión por DINARA para ser liberada. La otra loba estaría en tratamiento veterinario. De la necroscopia de la loba muerta , se desprende que tenía parásitos. ¿Cómo puede ser que animales en cautiverio no tengan un manejo sanitario adecuado?”, inquirió.

“Si ponemos nuestra vista en la reserva de Pan de Azúcar, nos encontramos con similares situaciones. Los flamencos, las cigüeñas, los chajá, los gatos montés, las comadrejas, los Coatís, todos ellos están en pésimo estado. No queramos disimular una situación de franco maltrato hacia los animales colocando unos bancos, pintando columnas y creando más jaulas”, dijo la misiva. “Hay ciertas especies que ya no pueden volver a la libertad por su estado sanitario o su vulnerabilidad, pero sí exigimos que controlen su reproducción, para que estos animales no se vean obligados a vivir en hacinamiento de por vida, como es el caso de los pecaríes, pumas y jaguares. El concepto de un zoo con una colección de animales de cada especie es algo muy primitivo y decadente. Estamos seguros que el cambio llegará, pero no sabemos cuántos animales morirán a la espera de este cambio. Pero si sabemos que esta sociedad ha cambiado y ya el zoológico como tal tiene sus días contados”, concluyó la misiva.

 

Contenido publicitario