agua1

Diversos colectivos de Maldonado y la Asamblea Nacional Permanente lanzaron ayer una convocatoria para que el público participe de una “Marcha en Defensa del Agua” que se está organizando para el próximo sábado, 7 de mayo, en la ciudad de Maldonado. “Nos concentramos en la explanada de la Intendencia de Maldonado a las
10:30, y marchamos pacíficamente hasta la plaza de Maldonado, donde se
leerá una proclama y se cerrara con show musical”, informó un parte de prensa.

Las instituciones consideran que las autoridades deben tomar medidas para preservar las fuentes de agua potable y conservar el mar y los arroyos. A su juicio, “el agua es un bien común de todos los seres vivos”, por lo que es “necesario asegurar su conservación para las futuras generaciones. El acceso al agua en cantidad y calidad así como el saneamiento son condiciones indispensables para una vida digna y por ello son derechos humanos fundamentales, y en nuestro país han sido conquistados por la ciudadanía en la reforma Constitucional del 2004”, señalaron.

Además de la Asamblea Nacional Permanente, entre los organizadores del evento está Maldonado por la Tierra y el Agua, Agua Potable Maldonado, Colectivo Cultural Lengue Lengue, Slow Food Maldonado, COENDU (Conservación Especies Nativas del Uruguay), Aguara Pope, Grupo ALAS Piriápolis y el Callejón de la Universidad Maldonado. También se adhieren a la movida el Centro de Estudiantes de profesorado y Educación Social, Red Animas, Trip Natural, Mesa Ecológica, Tribu Nueva Gaia y Punta Negra en Transición.

Reclamos

Todos estos grupos reclaman acciones para mejorar las fuentes de agua potable y cuidar el estado del mar y los arroyos de la zona. “Este sábado marchamos porque no podemos tomar el agua de nuestras canillas. Pagamos agua de OSE y bidones o filtros. La mayoría de las fuentes de agua dulce del Uruguay ya están contaminadas, como nuestra Laguna del Sauce. Los pescadores denuncian que casi no hay peces en nuestras aguas.

Arroyos, ríos, y lagunas presentan una coloración verde debido a una
proliferación de cianobacterias tóxicas para todos los seres vivos”, denunciaron.

“La contaminación del agua pone en peligro el disfrute de nuestras playas y la principal fuente de trabajo del departamento: el turismo. Las inundaciones que hoy sufre la región están directamente relacionadas con la tala de monte nativo, en favor de las plantaciones de soja y especies transgénicas. Existen cientos de empresas que lanzan sus desechos tóxicos a nuestros ríos y arroyos, sin ningún tipo de control por parte del Estado”, agregaron.

“El acceso al agua potable es un derecho humano, establecido en el Art.47 de nuestra Constitución y reafirmado luego del histórico plebiscito de agua del año 2004. Exigimos a las autoridades el estricto cumplimiento de este mandato constitucional. ¡El agua no se vende, el agua se defiende!”, concluyó el comunicado difundido ayer.

Contenido publicitario