Una denuncia anónima radicada el 2 de setiembre del año pasado alertó sobre las actividades ilícitas que se realizaban detrás de la fachada de un quiosco ubicado en calle Roque Masetti. La investigación, dirigida por la Fiscal de 4º turno de Maldonado Dra. Carolina Dean, y ejecutada por la Brigada Departamental Antidrogas en la bautizada Operación Kryptonite, llevó ante la justicia a ocho de los diez detenidos, logró su condena y desmanteló el negociado en lo que en realidad eran dos bocas que trabajaban de forma independiente. La que funcionaba en el quiosco era regenteada por una mujer, su esposo y los dos hijos de ésta hacían tareas accesorias.
Luego de la denuncia radicada en setiembre del año pasado, la investigación del caso demostró que se trataba de dos propiedades en las que, de forma permanente, había ingreso y egreso de personas que permanecían pocos minutos en cada local. Dado que en Roque Massetti y Simón del Pino y Camino de los Gauchos hay cámaras del CCU, los visualizadores pudieron advertir el flujo de personas que concurría tanto al quiosco Maxxi como a la propiedad lindera.
La investigación del caso, que demandó distintas tareas de vigilancia por parte de los efectivos de la Brigada Departamental Antidrogas, permitió establecer que en ambos locales se comercializaba droga aunque no estaban vinculados entre si.
En el “quiosco” se centraban las actividades de una familia bajo la batuta de Alice Yanet Curbelo Charquero que, junto a su compañero, Miguel Angel Pereira Medero, escondían su verdadera rama de actividad: vendían droga.
Para esto contaban con la asistencia de los dos hijos de Alice, Mathías Nahuel Fleitas Curbelo y Brahian Maximiliano Fleitas Curbelo, que ayudaban a su madre, hacían tareas de vigilancia y “orientaban” a los consumidores. En tanto, en la propiedad lindera, comandaba las acciones de venta Jorge Andrés Acosta y era asistido por Brayan Nahuel Rodríguez Dianese y Maicol Daniel Malacre Cáceres.
Como se señaló, si bien la investigación no constató vinculación entre ambas bocas de estupefacientes, sí pudo establecer que las dos propiedades pertenecían a Diego Ezequiel Tellechea Acuña, quien resultó también condenado en esta causa.

Allanados
Con las órdenes de allanamiento emitidas por la justicia, el domingo 20 los efectivos llegaron hasta las bocas. Allí se incautaron 161,55 grs de cocaína, 29,35 grs de sustancia vegetal, 72,84 grs de bicarbonato, una balanza de precisión, celulares y 29.775 pesos uruguayos, de acuerdo a la información confirmada por la policía de Maldonado. También fueron detenidas diez personas, puestas a disposición de la fiscalía del caso y finalmente 8 de ellas fueron condenadas tras la audiencia judicial.
Como dato de la investigación, se pudo establecer que dos conocidos integrantes de otra familia que ya ha sido objeto de allanamientos y condenas judiciales vinculadas a droga, eran proveedores, aunque no exclusivos, de la droga que se comercializaba en el kiosko Maxxi. Se trata de Maicol Sebastián y Angel Esteban Hortiguera Navarrete que, en noviembre del año pasado, fueron detenidos y condenados en el marco de la Operación Chico Malo por la que hubo varias detenciones, incautaciones y personas enviadas a la cárcel.

Condenados
Alice Yanet Curbelo Charquero (43) fue condenada como autora de un delito de negociación de sustancias estupefacientes y la pena que se le fijó es de 2 años y 6 meses de penitenciaría.
Su compañero, Miguel Ángel Pereira Medero (61), fue condenado como autor de un delito de negociación de sustancia estupefaciente. Cumplirá una pena efectiva de dos años de penitenciaría. Los hijos de Alice Curbelo también fueron llevados ante la justicia. Matías Nahuel Fleitas Curbelo (25) fue condenado como autor de un delito de negociación de sustancias estupefacientes. Su pena fue fijada en 3 años de penitenciaría. Su hermano Brahian Maximiliano Fleitas Curbelo (19) fue condenado como autor de un delito de negociación de sustancias estupefacientes y por el que pasará 2 años en la cárcel.
Por su parte, Jorge Andrés Acosta (38), fue condenado como autor de un delito de negociación de sustancias estupefacientes y la pena es de 2 años y 8 meses de penitenciaría.
Diego Ezequiel Tellechea Acuña (19), fue condenado como autor de un delito continuado de asistencia de los agentes de la actividad delictiva. En su caso, la pena de 16 meses de prisión se cumplirá en régimen mixto: 3 de prisión efectiva y 13 en modalidad de libertad a prueba con condiciones.
Brayan Nahuel Rodríguez Dianese (19) fue encontrado autor responsable de un delito continuado de asistencia a los agentes de la actividad delictiva. Los 14 meses de su pena se cumplirán con 6 de prisión efectiva y 8 en libertad a prueba con condiciones.
Maicol Daniel Malacre Cáceres (22) fue condenado como autor de un delito continuado de asistencia de los agentes de la actividad delictiva. Se le impuso pena de 14 meses de prisión efectiva.

Fuente: FM Gente