La Intendencia de Maldonado criticó el segundo acto de vandalismo hacia una caseta de guardavidas.  Esta vez en la parada 9 de la playa Mansa. La intendencia dijo que se trata de “una pérdida de dinero importante a una inversión de calidad, ejecutada por la administración Antía para todo el pueblo de Maldonado”. Las casetas costaron US$ 14.000 cada una. “Se trata de casetas que fueron pensadas en conjunto con los guardavidas, que merecían tener un lugar digno para trabajar las horas que están bajo el sol cuidando al turista y al ciudadano del departamento”, agregó la intendencia en un comunicado.

Foto: IDM

Contenido publicitario