La edila frenteamplista María Servetto realizó el pasado martes una exposición en la que insistió, como algunos de sus pares, en el pésimo estado que presenta la ciudad de Maldonado. Al respecto, también cuestionó que la IDM incurra en gastos innecesarios cuando hay tantas cosas que arreglar en todas partes.
En primer lugar, Servetto se refirió a “la inversión que se hizo en Pueblo Gaucho, una inversión de U$S1.000.000, sobre la que no han dado ninguna explicación; simplemente dijeron: ‘La plata está bien invertida’”, indicó. En realidad, la comuna admitió que gastó U$S 1:300 mil en ese parque y la alcaldesa de Maldonado dijo que fueron tres millones de dólares.
“Personalmente considero que es una obra innecesaria en este momento en Maldonado y que no aporta gran cosa; esa plata podía haber sido invertida en otras obras, como, por ejemplo, en arreglo de veredas en la ciudad de Maldonado”, dijo Servetto.
“Si ustedes bajan por Arturo Santana, entre 19 de Abril y Bulevar Artigas, debe haber ochocientos cincuenta pozos; ya no son pozos, son cráteres. Si caminamos por Santa Teresa, entre Arturo Santana y Treinta y Tres, las veredas son intransitables, hay que bajar a la calle porque es imposible transitar por las mismas al igual que en Avenida Acuña de Figueroa. Si recorremos barrio Perlita, está lleno de pozos; si vamos al barrio San Martín, ni que hablar”, se quejó.

Sin noticias
“La verdad es que no han explicado en qué se gastó ese U$S1.000.000 en Pueblo Gaucho; se han hecho varios pedidos de informes, por parte de diferentes ediles, pero ninguno ha tenido respuesta. Simplemente el intendente ‒personalmente‒ me dijo: ‘Quédese tranquila que la plata fue bien invertida’, cosa que a mí me genera ciertas dudas. Sabemos que hay personas que no deberían estar trabajando en Pueblo Gaucho, en la venta de entradas. La verdad es que acá hay mucha cosa rara en beneficio de muy pocos, mucha plata de Maldonado”, arguyó la edila.
Por otra parte, se refirió a “los quioscos que se hicieron en el puente de La Barra, en la ribera del arroyo”. Según dijo, esos trabajos se realizaron “en pleno enero” por lo que “las máquinas y los camiones trabajaron entre los turistas”.
“Quedó bárbaro, espectacular, vamos a decir la verdad: se recuperó un espacio, que quedó muy bueno, pero perjudicó a la gente que trabaja ahí. Esa gente tenía los quioscos armados para trabajar en temporada, la Intendencia vino, se los tiró, les puso un contenedor de 3 por 3, revestido de madera, no hay quien esté ahí adentro, el calor es insoportable. La Intendencia había prometido cinco quioscos, se otorgaron tres. Hay dos mujeres grandes, de más de 60 años, a las que se les había prometido… les mostraron el diseño oficial que era para cinco quioscos y no tres. Esas son dos mujeres que tienen más de 60 años, que no pudieron trabajar en nada en esta temporada gracias a la gestión de la Intendencia de Maldonado. Así que le vamos a pedir al señor Chiacchio que para la próxima temporada cumpla con lo que se le prometió a esa gente”, concluyó.