Pablo Atchugarry exhibirá 45 esculturas en una gran exposición pública en Lucca, Italia

Cinco obras se colocarán al aire libre, en los principales lugares de interés del centro histórico

Del 4 de junio al 4 de septiembre, Pablo Atchugarry presenta una gran exposición pública en Lucca, Italia, donde exhibirá 45 esculturas monumentales que se expondrán en las murallas del siglo XVI, en las calles, en los atrios de las iglesias y en dos espacios interiores de esta ciudad.
Mármoles que parecen flotar hacia el cielo, bronces y obras de madera, expuestos por primera vez en una muestra pública, dialogan con la tradición cultural, histórica y artística de la ciudad de orígenes prerromanos: la exposición, comisariada por GianGuido Grassi, organizada por la Fondazione Banca del Monte di Lucca, la Fondazione Lucca Sviluppo y la Associazione Start – Open your eyes, con la contribución del Comune di Lucca, reúne un total de 45 esculturas. La exposición cuenta con el patrocinio del Consiglio Regionale della Toscana, Confindustria Toscana Nord y CNA de Lucca. Diez obras de madera se alojarán en la Chiesa dei Servi, construida a finales del 1300, mientras que las espectaculares obras de mármol blanco de Carrara, negro belga y rosado portugués se alojarán en el Palazzo delle Esposizioni, junto con algunas obras en bronce.
Cinco obras se colocarán al aire libre, en los principales lugares de interés del centro histórico: la plaza de San Martino, l’Agorà, piazza San Michele (el antiguo foro), la Porta San Pietro, en los muros del baluarte de San Frediano. La exposición al aire libre continuará hasta el 30 de septiembre.
“En este momento de la historia -dice el comisario de la exposición GianGuido Grassi- necesitamos redescubrir los valores donde la esperanza y la belleza parecen ofrecer a la humanidad un ancla de salvación: el artista con su creatividad se acerca al Principio Primordial del que surge el universo; el escultor libera la materia para hacer una obra nueva: de ahí el título de la exposición, “El despertar de la naturaleza”. Frente las esculturas de Pablo, ya sean raíces de olivo, esculturas de mármol de Carrara o fundiciones de bronce, sentimos una emoción especial, percibimos un misterio, una especie de oración. Citando a Platón: ‘el poder del Bien se ha refugiado en la naturaleza de lo Bello’”.