padres

El grupo “Todo por nuestro hijos ya” que desde hace tres años funciona en Maldonado nucleando a progenitores hombres que reclaman por su derecho a compartir la tenencia de sus hijos tras un divorcio se manifestó ayer, una vez más, frente al juzgado de familia que funciona en el edificio San Lázaro, en la calle Sarandí casi Ledesma. Como siempre, la organización reclamó que los jueces consideren a los padres en igualdad de condiciones que las madres y les otorguen la posibilidad de ver regularmente a sus vástagos y tenerlo en custodia por más de un fin de semana.

Durante la movilización de ayer, los padres colocaron grandes pancartas a la vista de los transeúntes y repartieron dos tipos de volantes. Uno rezaba: “Nuestros hijos no se divorcian ni se separan. Tenencia compartida ya”. El otro presentaba la palabra “¡¡¡Basta!!!”, entre signos de exclamación y agregaba: “de discriminar a los hombres en los juzgados de familia”, “de hijos huérfanos de padres vivos”, “de avalar incumplimientos de régimen de visitas y falsas denuncias”, “de nombrar peritos y abogados defensores que no son de la lista (de la) SCJ (Suprema Corte de Justicia)”.

Alfonso Sánchez, vocero de la agrupación, destacó que la situación que denuncian los padres viene del hecho de que, tras el divorcio de una pareja, “en el 99% de los casos” la justicia cede la tenencia de los hijos a las madres. En el uno por ciento restante, el padre se queda con los niños porque la madre los dejó abandonados, comentó. La invariable cesión de la tenencia de los niños a la madre se produce aun si la mujer tiene las peores características, se dedica a la prostitución o acostumbra ingerir drogas cotidianamente.

“A un lado”

Sánchez aseguró que esta situación genera que los padres varones se sientan siempre “discriminados” en los juzgados. “Cuando llegamos a pedir la tenencia compartida de nuestros hijos nos hacen a un lado, nos dejan de visitadores o cajeros automáticos (…). Queremos ser padres y participar de la crianza de nuestros hijos”, afirmó.

El vocero aseguró que “no hay una ley que diga que al momento de separarse la tenencia de los hijos es de la madre” y, sin embargo, es ella quien siempre se queda a cargo de los niños.

En lo que refiere a las “falsas denuncias”, aseguró que hay mujeres que utilizan el ardid de preguntar a sus hijos si su papá “les tocó la cola”. Según dijo, a menudo los niños responden positivamente solo porque su progenitor los bañó o los limpió, pero eso les sirve a las madres para denunciarlo y lograr que se le prohíban las visitas. Y a veces pasan largos años antes de que el hombre pueda volver a reunirse con sus hijos.

Por otra parte, comentó que cuando se requiere un defensor o un psicólogo para un niño es siempre el padre el que abona los emolumentos del profesional. Una pericia psicológica puede llegar a costar unos $ 17.000, pero siempre es el progenitor varón el único que debe pagarla, comentó.

Sánchez dijo que el grupo ha presentado este año un proyecto de ley para modificar la situación actual. La iniciativa ingresó en la Cámara Alta gracias a la intercesión del senador Luis Lacalle Pou. Mientras tanto, movilizaciones como las de ayer tienen el propósito de “concientizar a la gente de las cosas que están sucediendo con los padres en los juzgados de familia”, comentó. Este tipo de protestas comenzó hace alrededor de una década, cuando se creó un grupo denominado SOS Padres.

 

Contenido publicitario